aquellos maravillosos años

187.- Mudanza.

Posted on Actualizado enn

Llevo 9 años “viviendo” en Pamplona, y me acabo de mudar a mi séptimo piso. Uno debería estar acostumbrado a ello pero cada vez te da más pereza, sobre todo cuando no te mudas porque tú lo hayas decidido. En este piso en el que he estado dos años he vivido, reido, llorado, bailado, cantado, dormido, follado, amado, odiado… y hasta hecho el amor. Muchas han sido las visitas que en este tiempo se han acercado, cosa que siempre se agradecen. Uno ya tenía su rinconcito con sus recuerdos y ahora ha tocado quitar todo y hacer el traslado.

habitación

habitación

habitación

habitación

habitación

habitación

La verdad es que da pena cuando empiezas a despegar poster, fotos, vinilos, postales, recortes de periódico… Comienzas a guardar en cajas todo lo que tienes, porque todo te vale. Encuentras cosas que creías perdidas, encuentras cosas que te emocionan… Haces balance y decides mirar hacia el futuro. Mi nuevo piso es más pequeño pero mucho más bonito. Hemos ganado una terraza con techo que va a ser la delicia de los grandes desayunos con periódico a la sombra, y de las tardecitas de cervecita al sol. Ahora hay que empezar a decorarlo y darle el toque propio que le falta. El antigua se quedó amplio, vacío, blanco… Sólo espero no tener muchas más mudanzas. Al menos por un tiempo.

(En el nuevo piso no hay todavía internet, de ahí que ande un poco descolgao).

vacío

vacío

vacío

150.- Soy un Gnomo.

Posted on Actualizado enn

David

Hablando del trauma que me causó el final de la serie David el Gnomo, alguien que sigue el blog me pasó el video de youtube en el que David y Lisa se despiden para siempre y se convierten en dos hermosos árboles. Creo que fué mi primer trauma, mucho más que lo de E.T.

Era adicto a David el Gnomo. Quizá por lo de la naturaleza, por lo de los animales, o porque como mi abuela tenía un zorro, yo también me creía un poco gnomo. Recuerdo cómo me atiborraba a danones para conseguir los cromos y pegarlos en el album con un engrudo de harina y agua que mi tía me preparaba. ¿No tendríamos pegamento? ¿Eramos pobres como ratas y yo sin enterarme? ¿Eran quizás las primeras lecciones de reciclaje? No sé, pero me encantaba el engrudo.

La serie la echaban a la hora de comer, y todos los días había que seguir el ritual: tanto me gustaba la canción que (para contentar al chico) tratábamos de rabarla en un casette directamente de la televisión, algo complicado y que nunca terminaba de funcionar. Sí, no había emules, cds, mp3, todo era mucho más… todo tenía más encanto.

Ahora que pienso, yo tenía unas répiclas a tamaño real de David y de Lisa, ¿dónde estarán? Habrá que rescatarlas del baúl de los recuerdos…

Vídeo Final

146.- Merienda del Verano.

Posted on Actualizado enn

kinder

Kinder Joy es la deliciosa merienda de verano con un contenido sorprendente. O lo que viene siendo una cucharada de Nocilla y dos bolas la mitad que un ferrero rochér. Eso sí, junto a ellas el típico juguetillo chorra que acaba por perderse al cuarto de hora de montarlo.

Yo recuerdo mis bocadillos para merendar de mi infancia, costumbre que afortunadamente no he perdido. Mi madre nos hacía de nocilla “con lengua” que a mis hermanas y a mí nos encantaba y no era otra cosa que limpiar el cuchillo de la nocilla en uno de los cantos del bocata. En casa de mi abuela había Praline, que era mil veces mejor. Luego dejaron de hacerlo pero ella seguía con la costumbre de meter la nocilla en el frigo y se quedaba muy dura. No sé como no nos hemos cortado un dedo cuando tratabamos de picar (literal) la nocilla compacta para el bocadillo.

También recuerdo los de queso con jamón york, los de paté y los de salchichón casero. Mi abuela untaba el pan de mantequilla; ella decía que era para que las rodajas de salchichón se pegaran y no se nos cayeran al suelo, yo estoy seguro de que con el hambre que habían pasado en la postguerra, era para que fuera “más alimento”, como cuando echaba una cucharada de pan rallado al huevo batido de las tortillas.

Nos encantaban los bocadillos de excursión, con esa mochila que holía igual fuera de lo que fuera el bocata, y ese pan gomoso por efecto del calor. Envueltos primero en papel de cocina o servilleta y luego en albal, diferenciaba de entre todas las madres a las de primera categoría, como la nuestra.

92.- La caja de las fotos

Posted on

Imágenes que recuperas de esa caja de fotos a la que tantas vueltas le has dado. Fotos que te encanta recuperar aunque hubieras preferido no tener que hacerlo…

afeitando

fregando

fiestas

navidad

verano

42.- El Guateque

Posted on Actualizado enn

guateque

Tenía que estar espléndida para el guateque de esa noche, y para ello nada mejor que ponerse en manos de su amiga Conchi, la misma que hacía un par de meses abriera la nueva peluquería del barrio. “Nena, tranquila. Nelly Laca es lo mejor para el cardado.” Tenía que estar espléndida, sabía que Tony Montalvo, el famoso productor de cine y televisión estaría en la fiesta. Era su última oportunidad.

guateque

“Quietas. Aquí hay calidad, glamour. Lo veo. Chicas, tengo una oferta que haceros. El martes hay una prueba para azafatas del Un, Dos, Tres. ¿Qué me decís?”. Tony Montalvo confiaba en ellas; y tenía un plan para hacerlas llegar muy alto.

Gracias por estos días.

1.- Cuéntame

Posted on Actualizado enn

mi primer cumpleaños
mi primer cumpleaños

Son mis padres. Si los cálculos no me fallan, en esa fotografían tienen los años que yo tengo ahora. Jóvenes, felices y con un retoño de un año. Pronto vendrían dos más de golpe. Creo que les tocó vivir una época de cambios y libertades. Era lo normal, tener 26 años y una familia formada.

Saben que se perdieron también el vivir otros momentos, otras experiencias… pero estoy seguro que no cambian por nada su juventud. Los tiempos cambian, y tengo la esperanza de que cambian para mejor.

Ahora tengo su misma edad y no me imagino casado y con un crío. Me encantaría verme así pero… más adelante.