gente de mi círculo

388.- Treinta Años.

Posted on Actualizado enn

Hoy hace treinta años que mis padres se casaron.

378.- Veinti-Todos.

Posted on Actualizado enn

Y un día, casi sin darte cuenta, te despiertas sólo en tu piso pero con un año más. Veintitodos, veintinueve. Ya no habrá más “veinti”, la próxima cifra empezará por tres. Y empiezan a llegarte mensajes, felicitaciones, llamadas… y sin querer (porque hacerlo te da miedo) empiezas a hacer balance.

Te acuerdas de todas esas personas que en distintos momentos han ido entrando en tu vida y se han colado en ese particular ranking de personas que son importantes para tí, y que sabes que si a día de hoy te faltaran, tú serías menos tú. Te acuerdas también de todas esas personas que han ido cayendo de esa lista de amigos.

Te acuerdas de todas las personas que no te van a felicitar porque ya no están. Personas que lo han sido todo para tí pero que un día, sin previo aviso ni despedida, hacen cierta la frase “Ley de Vida”. Personas que han marcado tu carácter, tus valores, tu historia personal… Y entonces te das cuenta de que sí te estás haciendo mayor, y de que es eso realmente lo que te pesa.

Pero haces balance y ves que la vida sigue y que queda mucho por recorrer. Y que tienes muchas personas a tu alrededor que te van a acompañar gustosamente por ese camino. Y te ves un poco menos solo. Y eso te da fuerza, valor y energía para tirar al menos otros 29 años más.

Gracias a todos por estar ahí.

Nota Mental: Pensar ideas para la próxima fiesta.

350.- Felicidades.

Posted on Actualizado enn

¡¡¡Felicidades kukis-moris!!!

Son dos, pero vale por doscientas; no sé que haría sin ellas. Y parece que fué ayer cuando gritaban lo de “Mamáaa!!! Yaaaa!!!”, tenían “gongos” o pegaban las “sapas”. Y cuando escondían las miguillas del pan en la pata hueca de mesa y nos desesperaban con el “Mastica y Traga, Mastica y Traga”, siempre hacían bola. Cuando jugabamos a “Salivitas”, al “Un, Dos, Tres” o nos leíamos los diarios secretos. Recuerdo las tardes de domingo en el brazal, haciendo barro o disfrutando con todos los pingos que había en las eras.

Pero nos hacemos mayores, afortunadamente. Lo mejor, que seguimos estando tan unidos como antes, o incluso más. Que sé que puedo contar con ellas para lo que sea, que son mis principales pilares y dos de las mujeres más importantes de mi vida. Os quiero. El chacho.