Por qué le llaman amor…

394.- Consultorio Seximental de los Lunes (19).

Posted on Actualizado enn

Todo en la vida no puedes tener. Un cuerpo diez, una vida sexual plena, una cuenta bancaria repleta de euros, un trabajo que te guste y no te agote… La vida tiene varias parcelas y ¿qué hacemos cuando una de ellas no está completa? Pues que tratamos de sustituirla por otra. Y viceversa.

Desde siempre se ha dicho que el chocolate es el sustituto perfecto del sexo. La culpa es de la Serotonia, que el cerebro automáticamente asocia con el placer. También por eso es considerado un antidepresivo natural. Científicamente es así pero ¿y a la hora de ponerlo en práctica? ¿Se puede sustituir un buen polvazo por unas onzas de chocolate?

¿Qué opinan de los “sustitutivos” de una cosa por otra? Ya sabéis, varias opciones. Y si ninguna se acerca podéis crear la opción E, F, G…

¿Se puede sustituir sexo por chocolate y viceversa?

  • A.- El chocolate me sacia más que el sexo. Además no te comerás la cabeza con el “me llama, no me llama”.
  • B.- Donde esté una buena tableta de abdominales que se quite la de cacao.
  • C.- Con el chocolate me salen granos. Y con granos no hay sexo. Y sin granos… tampoco.
  • D.- Sustituto no, Complemento: sexo con chocolate fundido y a pringar las sábanas.

 

393.- Micro-Enamoramientos.

Posted on Actualizado enn

Suele ocurrirle todos los años por estas fechas. No sabe si son los primeros rayos de sol de la primavera o esa brisa suave que anima a echarse a pasear por la calle. O quizás es el aroma de todos esos árboles y plantas que comienzan a florecer y que nos embriaga igual que a las mariposas, abejas y restos de insectos.

Comienza a sentir un cosquilleo en el estómago, una sonrisa cálida y tierna se apodera de su rostro y es entonces cuando Paula sabe que está enamorada aunque ella no lo quiera llamar así. Ha querido, ha amado, se ha entregado. Pero también ha sufrido, ha llorado. Ha tirado tantas veces su castillo de arena y ha vuelto a empezarlo de nuevo tantas veces que está segura de que nunca será la última.

Y como quien cruza un puente inestable sobre un precipicio se lanza a la aventura. Amor sí, pero con pies de plomo. Ella prefiere llamarlo “micro” enamoramiento aunque sigua siendo lo mismo pero con otro nombre. A ella le funciona. El resto… no importa.

384.- Consultorio Seximental de los Lunes (18).

Posted on Actualizado enn

Hoy es el Día de los Enamorados, 14 de febrero, San Valentín. Me parece la fiesta más ridícula y comercial de todo el año, y más aún después de haber buscado información sobre el supuesto santo y la historia de dicho día. ¿Saben que tienen que ver con las ofrendas que se hacían al dios Eros (Cupido, en Romano)? Hasta 1969 la iglesia católica reconocía 11 días de San Valentín, ¿por qué?. La fecha coincide con el emparejamiento y apareamiento de los pájaros, ¿casualidad?.

Es el tema perfecto para el Consultorio Seximental de este lunes. Y no se merece sólo una encuesta, se merece una terapia de las de verdad. Para ello, sigan las instrucciones que abajo se proponen, hagan memoria y respondanse y una vez terminado el proceso, dejen (por favor) sus reflexiones en los comentarios. Gracias.

  1. ¿Está en estos momentos enamorado de alguien?
  2. En el caso afirmativo, ¿de cuántas personas? ¿De menos de diez?
  3. ¿Alguna vez le han regalado algo por San Valentín?
  4. ¿Cuánto más le duró la pareja?
  5. Cuando se imagina con la persona a la que ama, ¿cómo se ve: paseando de la mano cogidos por el parque o follando como animales en la cama?
  6. Trate de dibujar diez corazones y escriba dentro las iniciales que le correspondan, por ejemplo, AxB.
  7. ¿Cuántos powerpoint de ositos, bebés y gatitos ha visto en el último mes?
  8. ¿Eliminó a la persona que se los envió?
  9. ¿Cuál es su cantante favorito? Laura Pausinni, Álex Ubago, Il Divo, otro cualquiera.
  10. Trate de escuchar toda esta canción. Aviso: contiene letra pegadiza.

Acaba usted se sufrir una terapia de choque brutal. ¡¡Brutal!! Sus pensamientos estarán encontrados: por un lado recordará su primer amor de juventud que tanto le marcó y por otro se habrá dado cuenta de lo gilipollas que os volvemos cuando nuestra mente está ocupada por la persona que amamos. Lo que usted ha sufrido (aunque no se haya dado cuenta) ha sido una centrifugación seximental. ¿Qué siente? ¿Merece la pena enamorarse? ¿Existe el Mal de Amores? ¿Alguien ocupa su corazón?