Por qué le llaman amor…

382.- Consultorio Seximental de los Lunes (17).

Posted on Actualizado enn

En mi casa ganan las mujeres a los hombres en proporción de 2 a 1, en la universidad estábamos en una clase 110 mujeres y 11 tíos y como se imaginarán en mi profesión ganan por goleada las enfermeras a los enfermeros. Esto es, me paso la vida rodeado de mujeres y precisamente por eso puedo asegurar que las conozco bastante bien, paso fundamental para llegar a entenderlas.

Pero si ha habido algo que me ha descuadrado por completo es como ellas que van de chicas fuertes, ellas que van de mujeres independientes, ellas que siempre tienen todo controlado y calculado… se vuelven una marioneta en manos de alguien con cien veces más poder que ellas: la hormona.

Les cambia el carácter de una forma que lo mismo pueden ser la madrastra de Blancanieves, Catwoman, una niña desconsolada que se ha perdido de sus padres o la psicópata de la catana. Eso no es lo malo, lo peor es que puede pasar de un estado a otro en cuestión de minutos (y eso siendo generosos). Además del ánimo ellas lo notan en la piel, el tacto de su pelo y numerosas cosas más. Nosotros (y esto será cosa de nuestras hormonas, que también tenemos) no nos damos cuenta de nada y sobrellevamos ese ciclo de la manera que mejor podemos.

Y ustedes, ¿qué opinan de ese influjo hormonal en la mujer? Ya sabéis, varias opciones. Y si ninguna se acerca podéis crear la opción E, F, G…

¿Cuál es su opinión sobre en el poder en las mujeres de las hormonas femeninas? 

  • A.- Si cada 28 días sintieran los hombres lo que sienten las mujeres se callarían más.
  • B.- Creo que es un complot de todas ellas, así tienen la excusa perfecta para hacer lo que quieran.
  • C.- Llorar sin motivo alguno durante 3 días una vez al mes viene bien para desahogarse.
  • D.- Los hombres también culpan a “su hormona” de estar siempre cachondos.

377.- El Software del Corazón.

Posted on Actualizado enn

O también titulado “Por qué coño es tan difícil enamorarse”.

Esto de aquí es un corazón. Poco se parece al símbolo universalmente aceptado del amor, de acuerdo, no tiene nada de romántico… pero es lo que es. ¿Quién se inventó que tenía que ser un corazón?

Hay quién se enamora con el cerebro, pero son los pocos. Racionales, fríos y “pragmáticos” (jejejeje). Yo, lo reconozco, me enamoro con el estómago (y no me refiero a “por el estómago”). ¿Dónde se notan las mariposas cuando uno empieza a sentir algo especial por alguien? ¿Dónde se pone un nudo de angustia cuando a uno le dicen que ya no le quieren? Yo al menos soy bastante visceral en el amor: si quiero hacer algo, lo haré.

Pero alguien decidió que debía ser el corazón, uno de los órganos más complejos del cuerpo humano. Quizá (ahora me estoy dando cuenta) fuera al revés: alguien dijo “qué complicado es el amor” y entonces se acordó de ese músculo que lanza estímulos eléctricos, que consigue que sus células se contraigan de una forma especial, que es capaz de bombear la sangre por dos circuitos completamente diferenciados y con suficiente fuerza para distribuirla por todo el cuerpo… Un órgano complejo para una actividad compleja: enamorarse.

 Tras años de estudios se ha avanzado mucho en el tratamiento de las patologías del corazón: válvulas, bypass, trasplantes… Pero queda algo al respecto por inventar, el software del corazón. Un programa informático que nos ayude cuando el amor no es tan perfecto como nos lo han querido vender en innumerables películas, libros, canciones… Poder resetearlo cuando el amado no nos corresponde, iniciar de cero y borrar todas las (malas) experiencias anteriores que lastran nuestra vida seximental. Sería perfecto. ¿Se imaginan? ¿Nos animamos a crear una patente?

Nota Mental: Volver a ver la película “Olvídate de Mí”.

376.- Consultorio Seximental de los Lunes (16).

Posted on Actualizado enn

Principio de año y como siempre, nuevos propósitos. Uno de los más demandados es el de dejar de fumar, y más después de la nueva normativa. Otro de los más famosos es apuntarse a un gimnasio y perder unos kilitos. Ese y el de comer mejor, llevar una dieta equilibrada.

Luego están los culturales: aprender idiomas, practicar más inglés, leer más, ir más al cine, viajar más… Todo el mundo se fija unos objetivos que, dicho sea de paso, suelen dejarse de lado a las pocas semanas. Pero dicen los expertos que, aunque se olviden a los pocos días, conviene fijarse unos objetivos.

Pero ¿cuál es vuestro propósito seximental para este 2011? Ya sabéis, varias opciones. Y si ninguna se acerca podéis crear la opción E, F, G…

¿Qué objetivo “seximental” te has fijado para este año? 

  • A.- Echarme una pareja formal, es hora de sentar la cabeza.
  • B.- Disfrutar mucho más del sexo. Muuucho más, sin complejos, sin tabúes.
  • C.- No enamorarme, o mejor dicho, no comerme la cabeza con temas de amor.
  • D.- Lanzarme, dejarme llevar… Este año le digo que me gusta.