adulterio

267.- El Graduado y La Mujer Desesperada.

Posted on Actualizado enn

Me encanta la serie de las marujas americanas. Tienen (o intentan tener) una vida perfecta, limpia y ordenada en la que lo más importante es lo que ocurre de puertas para afuera dando igual lo que pase dentro, en el propio hogar. La imagen pública por encima de todo, siendo lo que se aparenta mucho más importante que lo que se es.

Pero si hay algo que realmente me gusta es descubrir a más de una mujer desesperada, sin cadáveres escondidos bajo la piscina del jardín pero con terribles secretos que ocultar. No puedo reprimirme una sonrisa al leer que han descubierto a la esposa del primer ministro de Irlanda del Norte, la señora Robinson con las manos en la masa. La realidad supera la ficción, en este caso de la película “El Graduado”.

Ella tan pura, tan ordenada, tan católica, tan conservadora… resulta ser una puta más, señora, como usted y como yo. Y así se le ha pillado una relación extramatrimonial (adulterio!!! excomunión!!!) con un jovenzuelo 39 años menor. Al chico se le murió el padre, un amigo de la susodicha, y ella le consoló, le ayudó con sus influencias a que montara un negocio y acabó montándoselo a él. Mira nena, fóllate a quien quieras, pero sé consecuente.

Ahora el chavalín va a salir en una portada de una revista para gays de los que la adúltera echaba por su pecadora boca sapos y culebras: “No puedo pensar en nada más nauseabundo que el abuso de menores, es comparable al acto de la homosexualidad”. Que se joda, por hipócrita.

Anuncios