amor

400.- You Make Me Feel.

Posted on Actualizado enn

(Grabado de Marina Anaya)

Las verbenas se inventaron para las calurosas noches de verano. Si hubiera que elegir el aroma de la seducción probablemente los perfumistas buscarían las notas de esa esencia en momentos como esos. Músicos enfundados en sus mejores trajes, farolillos de colores y la calma propia de las noches estivales.

La cantante no era Aretha Franklin ni falta que le hacía. Su dulce voz se deslizaba sobre el público embriagándolo de sentimientos a flor de piel. Varias parejas se mecían abrazadas y los más entregados habían comenzado ya a besarse.

Yo había puesto los ojos y un poquito de mi corazón en él dejándome llevar quizás por el romanticismo del ambiente. “You make me feel, you make me feel, you make me feel like a natural… woman”. Se giró y como si ya supiera la respuesta preguntó:

            – ¿Me das un abrazo?

Nota Mental: Ponerle un poco más de “soul” a la vida.

396.- Lo Intenta.

Posted on Actualizado enn

Ella paseaba siempre en globo y coleccionaba nubes. Él sin embargo, disparaba a los extraños y regentaba un burdel abandonado. Los dos habían dado la vuelta al mundo pero en direcciones opuestas. Y cuando sus espaldas se encontraron supieron que el viaje había terminado. Hablaban un extraño y antiguo idioma que nadie había oído jamás. Es posible que ni siquiera ellos… Pero cuando se miraban a los ojos las palabras, convertidas en pequeños y malignos duendes, les susurraban al oído su propio significado.

Y entonces reían, y reían, y reían… Nadie era capaz de pararlos. Ni los trenes de mercancías, ni los semáforos en verde, ni los gritos de auxilio, ni las mujeres embarazadas, ni los abogados en paro, ni siquiera los esposos celosos. Reían, y reían, y reían… Ella habló de tristeza. Él lo entendió todo. Ella bajó la mirada. Él borró sus huellas.

Se escondieron, pasaron hambre, temblaron de miedo al oír la tormenta acercarse más rápido de lo previsto y supieron que el fin del mundo llegarían mañana. Entonces, él le cogió una mano, la miró a los ojos, y le dijo: “Gracias. Adiós”.

(Fragmento de la Canción “Lo Intenta” – Coque Malla)

Nota Mental: Intentarlo.

394.- Consultorio Seximental de los Lunes (19).

Posted on Actualizado enn

Todo en la vida no puedes tener. Un cuerpo diez, una vida sexual plena, una cuenta bancaria repleta de euros, un trabajo que te guste y no te agote… La vida tiene varias parcelas y ¿qué hacemos cuando una de ellas no está completa? Pues que tratamos de sustituirla por otra. Y viceversa.

Desde siempre se ha dicho que el chocolate es el sustituto perfecto del sexo. La culpa es de la Serotonia, que el cerebro automáticamente asocia con el placer. También por eso es considerado un antidepresivo natural. Científicamente es así pero ¿y a la hora de ponerlo en práctica? ¿Se puede sustituir un buen polvazo por unas onzas de chocolate?

¿Qué opinan de los “sustitutivos” de una cosa por otra? Ya sabéis, varias opciones. Y si ninguna se acerca podéis crear la opción E, F, G…

¿Se puede sustituir sexo por chocolate y viceversa?

  • A.- El chocolate me sacia más que el sexo. Además no te comerás la cabeza con el “me llama, no me llama”.
  • B.- Donde esté una buena tableta de abdominales que se quite la de cacao.
  • C.- Con el chocolate me salen granos. Y con granos no hay sexo. Y sin granos… tampoco.
  • D.- Sustituto no, Complemento: sexo con chocolate fundido y a pringar las sábanas.