azar

228.- Pacto con Sabina.

Posted on Actualizado enn

“Sólo sé que algunas veces, cuando menos te lo esperas,

el diablo va y se pone de tu parte”.

diablo

La entrada iba a titularse “Pacto con el Diablo” pero al tratarse de unos versos del “Pacto entre Caballeros” me parecía más correcto este. Y es que a lo que vamos, a veces después de tanta rutina, de tanta nube gris y ensayo – error, parece como si un golpe de efecto hace que cambie el curso de las cosas. Es como se de repente el mundo se parara y comenzara a girar hacia el otro lado.

Y eso…  me gusta.

226.- El Horóscopo.

Posted on Actualizado enn

horoscopo

No suelo leer el horóscopo, y si alguna vez lo leo no le suelo hacer mucho caso. Siempre he pensado las predicciones que hacen que hacen en los periódicos se publican a partir de una gran base con miles de minihoróscopos y que… melocotón, melocotón, melocotón… el azar elige las correspondientes para cada signo de ese día.

Peeero el otro día me pasó algo currioso. Leo el horóscopo y me dice no se qué mierdas del trabajo, que cuidao con el dinero (eso también me lo suele advertir mi madre) y que un antiguo amor aparecería en mi vida. Que faltó poner “a tocarte las pelotas” porque siempre que un rollete pasado vuelve a tu vida es para tocarte las bolas, en uno u otro sentido, no hay más que dos.

El caso es que en cuestión de unas tres horas… ahí que apareció el antiguo amor (predicho? predecido?). Flipao, sorprendido, mosqueao no solo por volver a saber de líos pasados, si no por el acierto del puto horóscopo, abrí la puerta. Con esto puedo conseguir dos cosas: que pase (y toque bolas) o que a mayor amplitud de giro de puerta, mayor portazo en las narices se ganará.

Pues eso. Que no estaba muero, que estaba de parranda.