beber

271.- El Cumple de Kar.

Posted on Actualizado enn

Ya sé que llevo unos días con el blog abandonado pero es que uno no cumple 28 años todos los días. Y la verdad es que los he celebrado por todo lo alto con 3 “celebrations” a cuál más peculiar. Tengo que hacer memoria de todas y prometo extenderme más en el asunto, mientras tanto cuelgo la entrada que ha escrito mi hermana marta en su blog dando su particular punto de vista de la gran noche del sábado.

www.martatieneunmarcapasos.wordpress.com

La culpa fue del chá-chá-chá… Bueno del chá-chá-cha, del postre que nos hizo kar y quiero creer que de los plátanos porque espero que los compraríais en Lidl. ¿Por dónde empiezo? Hay tanto que contar que no puedo seguir un hilo conductor. 

Empezare por decir que nos curramos muchísimo el cumple de kar. Sus 28 van a ser recordados. Adornamos en txoko con guirnaldas, globos y un cartel del hombre lija echo por Silvy y Yogui y coloreado por todas nosotras con un método único llamado “¡cambio de pintura!”.  El hombre en sí quedo genial, con un cierto aire a Iñaki Urdangarín entendible perfectamente porque a Yogui le gustan los hombres tipo pelotaris y Urdangarín ¿tiene un aire no?

Para abrir boca, comenzamos con una Gincana en la que Kar era el niño de la película Up, el pequeño explorador que debía ir pasando pruebas para conseguir todas las insignias que un buen explorador debe tener. Los regalitos y los complementos fueron un acierto.

La cena fue un menú de postín… ¡que festín, que festín! Para empezar paté de pato con panecillos de pasas y mermelada de frutos rojos; por otro lado queso de cabra con miel y fruta de la pasión y para finalizar los entrantes revuelto de huevos con gulas en tartaletas de pan. De plato fuerte pechugas con salsa de queso y pistachos y de postre un sorbete de mojito… todo muy bien “regado” con un par de botellas de vino blanco. El café nos lo saltamos y pasamos al cubata directamente.

Quiero destacar el postre porque fue el culpable de hacerme sentir Pe en el musical de Nine. Las proporciones son algo así como un litro de helado, una pizca de menta picada y un vasode agua, pero de ron; kar lo hizo a mano alzada y volteo la botella de ron hasta dejarla seca, ¿cuánto echaste? ¿una botella? Porque esta claro que no fueron dos chorrotadas….

Para poner punto final a la cena, pusimos musiquita buena, apagamos todas las luces y nos quedamos con la luz de ambiente de la mapansa. Hay que reconocer que esta primera parte estuvo genial; espero que todos los que estuvimos nos lo pasaríamos igual de bien.

La segunda parte me cuesta recordarla; sólo sé que sacamos a los pececitos de bares, pasándolos de cubata en cubata; que el bote de nata dio mucho de si, que gatee por la barra del o´clock sintiéndome sexy, aunque pareciera una zorrona salida…..:( del baile de all the single ladies, de la camisetilla de la Anuski y el bongui bongui de Sara……. del morreo entre….. (bueno hay cosas que debemos censurar)

Sé que bailamos mucho, nos reímos mucho, saltamos, bebimos, nos divertimos, reñimos, perdimos las chaquetas, almorzamos…… No sé las demás pero sé que yo parecía una trol sucia y marrana, una trol que intento sembrar lo que pudo pero que en ningún momento lo hizo con estilo; una trol que regó su cosecha varias veces y por eso el domingo recogió los frutos de una noche de “labor”, la recompensa fue una resaca de p… madre. A eso hay que añadir que tengo el cuerpito magullao, que me duele todo todo gracias al ostión que me pegue en el bulevar a ultimísima hora. Y que en la bodeguilla grite que me sentía feliz pensando que “menganito” se gustaba de mí….. igual igual que si tendría 15 años….. una niñata en toda regla….. Fueron las hormonas ¿verdad que si? verdad, verdad…. 

Una vez que llegue sana y salva a mi casa, me quite las lentillas y las tire por el suelo del baño, (os juro que nunca me había pasado tal cosa) luego me metí en la cama y me relaje de tal manera que me dio por pensar en los nietos de mi tía Anabel, fue entonces cuando me enfade con la pobre Anuski porque no me entendía. Cuando vi que Ana encendía la luz y se levantaba preocupada, me dí cuenta de que se me iba la pinza y le dije con cara de circunstancia “ya esta bien que a mimir inmediatamente” jejejejeje.

Hay muchas cosas que me dejo por el camino, pero no tengo ni memoria ni ganas de seguir escribiendo, perdonen mi vagueza chicuelos. Agradecer a Silvy, Sarita, El gemelo, Yogui, Anuski y a Kar la noche del 23 de enero de 2010; muchas gracias y disfruten de los recuerdos (si es que tienen).

Un diez para todos, un diez elevado a la enésima potencia. Hay que preparar aniversario de esta noche, propongo fiestón en Pamplona allá por finales de julio para conmemorar 6 meses del cumple.  Aunque antes que eso tenemos el cumple de Sara. Hay que hacer un calendario de txikicuadri con fechas señaladas ¿vale?

Que bien me lo pase, no dejo de sonreír recordando cosas.

225.- Muérome, muérome.

Posted on Actualizado enn

resaca

Y fue un gran día. Y una noche aún mejor. Grande, muy grande.

Pero una vez un sabio treintañero me advirtió que las resacas cada vez son más duras. Y llega un momento en el que “el día después” no puedes hacer nada salvo vegetar. Imposible eso de ir de tardes a trabajar. Y eso es lo que hice: trabajar el sábado por la tarde y luego hoy por la mañana con lo que 48 horas después del primer cubata aún estoy catatónico.

Además me duele (por orden descendente): cabeza, oidos, garganta, pecho, piernas y pies. Estornudo como el día que más polen hay en primavera, y ya he gastado un rollo de papel higiénico en quitarme los mocos, que fluyen de mi naríz a litros. A esto hay que sumarle un “percance” en la ducha del que salí ileso.

Mucho sillón, mucho bostezo, capítulos de perdidos, “licuar” con photoshop, ponerme de los nervios con Pekin Express y hacerme fan de un grupo del facebook: Entrar de una Espiral de Autodestrucción. Brutal.

204.- Resacón.

Posted on Actualizado enn

cama resaca

“Al alba venceré” cantaba en la entrada anterior. Joder, vaya que si vencí. Podríamos decir que diezmé mi ejército en la batalla, que hasta hice prisioneros. Pero vencí, y triunfé. Esto lo debería haber escrito ayer claro, pero la resaca me taladraba la cabeza de una forma machacona. Y es que salir con Mister Talismán de juerga nunca decepciona. Lo malo es… el despertar.

No vuelvo a beber, solo trae problemas. ¡¡Ja!! Bueno, y alegría de vez en cuando pero… Te duele la cabeza, el cuerpo y lo que es peor, el alma. Remordimientos de conciencia unidos a un funeral de neuronas y una sonrisa pícara que tratas de que no se apodere de tus labios. Dios… ¿Que ayer hice qué? ¿Con quién? ¡¡¡¿¿Con Quién??!!! Repasas tus pertenencias: el móvil, las llaves, las tarjetas… ¡¡Ay va!! ¿¿Y este cinturón?? Bueno, irá a la estantería de los trofeos.

Si bebes no conduzcas y hagas lo que hagas… ponte bragas. Otra aventura más que contar.