bomba

358.- Qué Asco.

Posted on Actualizado enn

“¡Qué asco!”. Eso es lo que no paraba de repetir mi amiga Jennifer mientras Paul nos enseñaba subidas en su super cochazo cómo había quedado la ciudad después de los bombardeos. Yo siempre he querido tener un coche así, de ese mismo rojo y con esa misma tapicería de cuero tan estupenda. Quizá se lo pida a papá para reyes.

Sandy no paraba de sacar fotos con su móvil 3G. “Qué fuerte tías, las amigas de la uni no se lo van a creer; ¿cómo pueden vivir así?”. Yo también me lo pregunté. Y Paul. Y Susan. Tuvimos que suspender pronto el tour por las ruinas de la ciudad porque Jennifer empezó a marearse y no queríamos que vomitara. No hay nada peor que ver a una chica vomitando, y como a ella le gusta Paul, pues hubiera sido horrible. La verdad es que no sé cómo aguantamos, porque el olor era insoportable. Además, nos pusimos perdidas de polvo. Después de ahí nos volvimos para el hotel. Beirut tiene unos hoteles preciosos.

Fotografía de Spencer Platt – Premio World Press Photo 2006

Texto rescatado del anterior blog, Febrero 2007