cadena ser

391.- No Me Acuerdo.

Posted on Actualizado enn

Los viernes, en el programa La Ventana de la Cadena Ser, Gemma Nierga y Juan José Millás juegan con los oyentes. Ellos proponen un comienzo de frase con el que deben escribir un micro-relato. Luego ellos leen una selección en antena. En cuanto escucho la frase que lanzan  no puedo por más que tratar de inventar una pequeña historia; concentrar toda la esencia en un minúsculo relato.

El principio debe ser “Me Acuerdo”. Semana tras semana la nostalgia se apodera de esos textos, tiñendo en sepia ese ratito de la tarde. Se acuerdan de cuando jugaban en el patio de la casa de su abuela, de cómo olía la cocina cuando su padre hacía pan en casa, del plumier que los Reyes Magos le regalaron tres años consecutivos…

Miles de recuerdos se cruzaron el mi cabeza. Pero… ¿y los no-recuerdos? ¿Cuándo se esfuman de nuestro subconsciente esos olores, imágenes, hitorias que un día tratas de buscar y ya no están? Esos, precisamente, son muchas veces más interesantes que los recuerdos. Así que decidí contradecir a los conductores del espacio y les envié el siguiente micro-relato:

<<No me acuerdo de cuál fue nuestro último beso. Y no sabes lo que me jode.>>

Nota Mental: Buscar en el Baúl de los Recuerdos.

316.- Que nos den.

Posted on Actualizado enn

Que nos den. Eso han debido de pensar los futboleros de los que no lo somos: que se jodan, que les den.

Y es que falta menos que nada para que pandillas de gallitos llenos de dinero corran (o hagan que corran) detrás de un balón en el próximo mundial de Sudáfrica. Falta menos para que legiones de orcos con dos dedos de frente y altos niveles de alcohol en sangre berreen y se partan la cara por sus chicos, colores y banderas. Falta menos para que los  resultados de las selecciones copen tertulias y titulares. Falta menos para que la cadena SER emita 2.000 horas de futbol, Cuatro el 40% de su emisión o Telecinco reparta su parrilla entre Jorge Javier Vázquez, la Pantoja y los chicos de “la roja”. Y el resto de medios, más de lo mismo.

Tócate los cojones. Ya veréis: adiós paro, adiós corrupción, ni rastro de la crisis, ni de rifi-rafes entre diputados, catástrofes o avances contra el cáncer… Nada, salvo “fúbol”. Pues me niego. Iba a estar yo un mes entero poniendo tres o cuatro películas de Marisol al día, o dos mil horas de canciones de ABBA y Raffaella Carrá en la radio, o el ciclo completo de películas pastelonas (Dirty Dancing, Ghost, Prety Woman…) y la colección de Clásicos Disney.

Y entonces iba a decir yo: que les den.