camino

378.- Veinti-Todos.

Posted on Actualizado enn

Y un día, casi sin darte cuenta, te despiertas sólo en tu piso pero con un año más. Veintitodos, veintinueve. Ya no habrá más “veinti”, la próxima cifra empezará por tres. Y empiezan a llegarte mensajes, felicitaciones, llamadas… y sin querer (porque hacerlo te da miedo) empiezas a hacer balance.

Te acuerdas de todas esas personas que en distintos momentos han ido entrando en tu vida y se han colado en ese particular ranking de personas que son importantes para tí, y que sabes que si a día de hoy te faltaran, tú serías menos tú. Te acuerdas también de todas esas personas que han ido cayendo de esa lista de amigos.

Te acuerdas de todas las personas que no te van a felicitar porque ya no están. Personas que lo han sido todo para tí pero que un día, sin previo aviso ni despedida, hacen cierta la frase “Ley de Vida”. Personas que han marcado tu carácter, tus valores, tu historia personal… Y entonces te das cuenta de que sí te estás haciendo mayor, y de que es eso realmente lo que te pesa.

Pero haces balance y ves que la vida sigue y que queda mucho por recorrer. Y que tienes muchas personas a tu alrededor que te van a acompañar gustosamente por ese camino. Y te ves un poco menos solo. Y eso te da fuerza, valor y energía para tirar al menos otros 29 años más.

Gracias a todos por estar ahí.

Nota Mental: Pensar ideas para la próxima fiesta.

332.- Cruce de Caminos.

Posted on Actualizado enn

Donde se Cruza el Camino del Viento con el de las Estrellas.

300.- No era Fácil.

Posted on Actualizado enn

Nadie dijo que esto fuera fácil.

Un día estás en la cresta de la ola y segundos después eres arrollado por ella y tragas el agua de medio mar. Es así, y aunque pensemos que tenemos un extenso rodaje y que ya hemos vivido las mayores experiencias, la puta vida siempre se guarda un as en la manga con el que darte un bofetón. Eso si, con suerte, no son dos.

Pero si algo bueno tenemos es la capacidad de coger fuerzas para sobrellevar lo mejor posible el próximo golpe en el estómago. Mientras, podemos disfrutar del día a día.

Qué mas da si no sabemos como etiquetar nuestra relación, si desconocemos qué nos pasará mañana o si la próxima caída en picado de la montaña rusa en la que parece que viajamos llegará en unos días o tardará meses. Si perdemos el tiempo poniendo más piedras en el camino de las que ya hay, sólo conseguimos perdernos los buenos momentos y aumentar la tortura. Al fín y al cabo… nadie dijo que fuera fácil.

300 entradas en mi propio blog. Gracias.