comida

383.- A los Postres.

Posted on Actualizado enn

Si lo hubiera pensado dos veces no lo habría hecho. Cuando sus rodillas se desdoblaron y se puso en pie supo que no había vuelta atrás. Intentó tragar saliva, tenía la sensación de haberse metido un puñado de harina en la boca. El resto de comensales le miraron, sorprendidos y expectantes. No golpeó su copa con el tenedor como solían hacer en las peliculas, no le hizo falta. Y empezó: tengo algo que deciros…

305.- El Pollo de Evo Morales.

Posted on Actualizado enn

Referido a los alimentoa transgénicos:

“El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres.”

Evo MoralesPresidente de Bolivia.

(¿Cuando comen pollo… o cuando comen POLLA?)

302.- Consultorio Seximental de los Lunes (9).

Posted on Actualizado enn

Te invita a una cita un tanto especial, una cena en su casa. Él se encargará de preparar el menú y a cambio tu te encargarás del vino. Una cena así es el mejor prólogo para el mejor postre, así que es una ocasión perfecta para dejarse seducir por los placeres de la comida.

¿Qué cena es la mejor que te puede preparar? Ya sabéis, varias opciones. Y si ninguna se acerca podéis crear la opción E, F, G…

¿Qué tipo de menú es el ideal en una cita?

  • A.- Te prepara una cena de 8 tenedores: Ensalada de Bogavante, Confit de Pato a los Frutos Rojos, Mousse de Manzana con Crujiente de Avellanas y Miel… Es un cocinero perfecto!!! Eso sí, en la cocina descubres las cajas del catering más exquisito de la ciudad.
  • B.- La cena consiste en un menú variado de platos caseros. Él te explica que su madre le preparó unos “tappers” sabiendo que había por medio una cena íntima. Él no sabrá cocinar pero su madre… lo borda!!
  • C.- Se sincera contigo y te dice que no tiene ni idea de cocinar, pero que si no te importa puedes ir antes y preparar “tú” la cena para los 2. Eso sí, él se compromete a ser el mejor pinche de cocina.
  • D.- Después de habersele pegado el risotto acabáis cenando unos huevos fritos con patatas de los de toda la vida. Al final lo básico es lo que triunfa.