Deseo

261.- Mensajillos Navideños.

Posted on Actualizado enn

 

Cada vez son más comunes (que no más originales) los mensajillos navideños que se mandan estos días al móvil para felicitar el año y desear todas esas cosas que se dicen. El mío iba un poco en mi línea: “Te deseo este año nuevo paz, amor, dinero y salud. Y noches de juerga eternas, orgasmos interminables, viajes exóticos, resacas minúsculas… Y lo mismo pa’ mi, que coño!!” Alguien respondió “Yo también te deseo a tí orgasmos interminables, viajes paradisiacos, juergas de desenfreno y a ser posible un feliz y prospero año, que con esos ingredientes que has dicho, fijo que lo tienes!!” y otro más, asegurando que era el mejor mensaje que había recibido y después de un café-torero, lo mensajeó a sus contactos sin pagar derechos de autor.

Hubo quién se pudo más sentimental “Me voy a poner melodramática perdida y voy a pedir sólo una cosa para el 2010: SALUD. Te dono mis juergas, sniff!! Felíz año golfillo”. No hay que decir que la donación fue aceptada. “Como siempre esperé hasta las 12 y no hubo manera de hacerte llegar que te quiero un montón y el año que viene te querré más”. “Que el 2010 nos depare lo mejor y que podamos vivir juntos experiencias inolvidables como las del 2009 o mejores si caben” y deseaban “Que muchos de mos buenos momentos sean contigo en 2010!”. “Nuevo 2010 a estrenar! Lo mejor del mundo con vosotros, inmejorable!!” y “Que este año sea el primero de los mejores!!”

La crisis fue protagonista dle 2009 y no lo iba a ser menos al finalizar el año “Con la crisis hay que ahorrar en teléfono: te deso feliz año 2010, cumpleaños y santo. Si te pones malo, que te mejores. ¡Buena Semana Santa! Buenas fiestas locales. Que tegas un buen rocío. Que cojas color en la playita. Y por si acaso, buen 2011”. También se agradecen los apoyos personales “Bueno, a ver si este año cumplimos alguno de tus propósitos”.

Algunos sacaron al poeta que habita dentro “Crecen los años, mengua la vida. Crecen las cejas, mengua la vista. Crecen los huevos, mengua la picha, pero cuando la picha mengua, crece la lengua, y sigue la dicha!! Feliz 2010!!!”. Aunque al final siempre sale nuestra verdadera personalidad “Con uvas y vino, 2010 será divino. Si brindas con champán, tu año será genial. Pero si quieres un año espectacular, ya sabes, no te lvides de follar”. “Paz, salud, amor… Bla, bla, bla basta de farsas! Fuera máscaras, te deseo polvos, orgasmos, que curres la mitad, cobres el triple y mucha fiesta”. “Estoy felicitando el nuevo año a mis amigos más golfos, asi que empiezo por ti”

Siempre está quién la ocasión le pone en un aprieto “Yo soy menos original, nunca se que escribir, jejejje…” y quién plagia a otros mensajes “Me llena de orugullo y satisfacción… Ah, no, que eso es el 24”. Y quién incluyó chistes varios “Tu que entiendes de vinos, ¿cuál es la diferencia entre un ruoja y un penedés? Que cuanto más al pene des, más rioja se te pone!!”. “Nos vemos el año que viene, con nuevas aventurillas” y divertidos “Bailando, me paso el dia bailando, bebiendo, me paso el dia bebiendo… Disfruta y el próximo cubata que sea a mi salud!!” a altas horas de la mañana.

Aunque el más original, sin duda, fue este: “Que este año te traiga todo lo que le pidas y más!! Condones usados sobre todo!! Lo mejor del flash!! Ñam, ñam”. Que digo yo, mejor que me traigan condones para usar, no usados!!!.

Anuncios

205.- Gordos… y Desnudos.

Posted on Actualizado enn

gordo

Pizza.  Culpa.  Helado.  Deseo.  Chocolate.  Miedo.

Burguer.  Familia.  Palomitas.  Sexo.  Alcohol.  Amor.

Ayer estuve viendo “Gordos”, la comedia con toques de drama (o el drama con pinceladas de comedia) de Daniel Sánchez Arévalo, un director joven que me encanta. Son cinco historias que giran en torno a la obesidad con un entorno común, un grupo de terapia. Un sitio donde los protagonistas no van a adelgazar, sino a encontrar los motivos por los cuales tienen sobrepeso. Si “Azul Oscuro Casi Negro” no era un color si no un estado, “Gordos” no es un una complexión, es un… sentimiento.

El peso es lo de menos, su cuerpo es lo de menos. La obesidad es sólo la excusa para hablar de nosotros mismos; de esas cosas que nos tragamos día tras día, que van creciendo en nuestro interior, y que tanto nos cuesta expresar, atender o incluso asumir. Desde el sexo y la propia sexualidad, el rechazo por mil y un motivos, la familia y el apoyo de estos, los miedos al amor y al desamor…

Una película entretenida, agradable, pero con escenas muy duras en las que se despoja a los personajes de toda ropa o armadura que puedan tener. Estan gordos y “Desnudos” que es como la hubiera titulado yo.