dictadura

352.- Noticias y Noticias.

Posted on Actualizado enn

Hay noticias, y noticias. Noticias importantes que duran un suspiro y que apenas tienen repercusión, y noticias banales que llegan a los oídos de todos convirtiéndose en el tema estrella de conversación durante días. O semanas. Hay noticias sorprendentes, increibles de creer y que son ciertas, y bulos que todo el mundo se cree y son como dogmas de fé.

Y todo eso, y esto es lo mejor (y lo peor), refleja el tipo de sociedad en la que vivimos. Nos retrata demasiado bien como para no sentir un poco de vergüenza ajena.

* La película que más recaudación (por cinta y en total) obtuvo el primer fin de semana de octubre fué la americana “Híncame el Diente”. Vale que hacía frío y llovía pero el abanico de ofertas en la cartelera era bastante amplio.

* El programa más visto el día 8 de octubre fué “Salvame Deluxe” que hacía su record histórico con el testimonio del marido (o ex marido) de Belén Esteban contando sus “encuentros sexuales” con otra mujer.

* Al 11% de los españoles les daría igual vivir en un sistema democrático como en una dictadura. Vale que son uno de cada diez, pero para mí ya son más que suficientes. Imagino que al dictador lo imaginan de su bando.

* Los ordenadores del Ayuntamiento de Valencia censuran la palabra “gay”. Una aplicación relaciona el término gay como pornográfico. Lo que no sabemos es si censuran las palabras “prevaricación”, “estafa”, “corrupción” o “soborno”.

* 33 mineros han permanecido atrapados 70 días a más de 700 metros de profundidad. Su salida ha sido un acontecimiento informativo mundial retransmitiendo en directo su liberación. Luego escuché que la cobertura informativa era tan amplia porque “esperaban que ocurriera algo, que alguno muriera…” Cobertura mundial pero que, como ocurre con las grandes catástrofes (huracanes, terremotos, tsunamis), al día siguiente nadie se acordará de ellos. Y seguirán expectantes a lo que haga la princesa del pueblo: si perdona a su marido infiel o le da portazo.

Anuncios

303.- Cuento sin Final Feliz. Aún.

Posted on Actualizado enn

Érase una vez un país que vivía en democracia, algo que los propios ciudadanos habían elegido en las urnas. Un día, unos a los que no les gustaba que todo el mundo viviera en igualdad de derechos y libertades decidieron levantar sus fusiles para hacerse oir. Pronto la gente se quedó en uno de los dos bandos y se produjo una terrible guerra entre ellos. Los que se habían sublebado ganaron y su cabecilla ocupó el cargo de jefe del país.

Los derechos se redujeron, las libertades también. Los ganadores ganaron mucho, y los perdedores lo perdieron todo. Todo y más. El miedo, el terror, las desapariciones, secuestros y asesinatos se sucedieron durante muchos años, pero nadie podía decir nada porque la ley del silencio marcaba el día a día.

Pero un día el dictador murió, y los vecinos del país vislumbraron una pequeña costura por la que romper el corsé que les oprimía. La luz, el color, los derechos, el progreso, la libertad… Querían recuperar el tiempo perdido, y eso pasaba por mirar hacia adelante, tratando de olvidar a marchas forzadas aquellos 40 años de oscuridad.

Pero los desaparecidos siguieron estándolo, los cadáveres siguieron enterrados en las cunetas de las carreteras, las familias continuaron sin saber qué había sido de su gente y los asesinos de su propios vecinos quedaron impunes, sin mancha alguna en sus vidas.

Una historia sin final feliz para muchos. Pero en algún momento habría que saldar esa cuenta pendiente, ¿no?.