estados unidos

395.- ¿Como en los Cuentos?

Posted on Actualizado enn

A veces la realidad supera la ficción. Y a veces las noticias que vemos en periódicos e informativos parecen literalmente sacadas de cualquier cuento infantil.

Por un lado una boda de la realeza con príncipes herederos, carroza de caballos, madrastra y hasta el espíritu del hada buena (Ladi Di) presente en la ceremonia. La otra escena es la noticia de la muerte de Bin Laden. La horrible bestia descansa ahora en el fondo del mar y los habitantes del pueblo lo celebran; ya podrán por fín vivir felices y comer perdices.

Y esta noticia me hace plantearme muchas cosas. ¿Por qué dicen que Bin Laden ha muerto cuando en realidad le han matado? ¿Cómo puede alguien celebrar la muerte de otra persona por muy hijodeputa que haya sido? ¿Saldríamos los españoles a la calle a festejar con esa alegría si la policía hubiera abatido al etarra más peligroso? ¿La justicia americana con su ojo por ojo es más justa? ¿Muerto el perro (o la bestia) se acabó la rabia?

Cuentos… ¿chinos?

Nota Mental: Érase una vez…

360.- Sin Anestesia.

Posted on Actualizado enn

Empecemos por el principio. El Pentotal Sódico es un anestésico que se utiliza, entre otras cosas, en la pena de muerte en Estados Unidos. Se le inyecta al reo, entra en un coma rápido y que luego se le produce una parada cardio-respiratoria.  Se usa principalmente para que se duerma y poder ejecutarlo sin que sufra una agónica y larga muerte.

Sencillito, y además no mancha. Pero, ¿qué ocurre cuando, por distintos motivos, escasea este fármaco? Pues que la inyección letal tiene que esperar; que vale que matemos a una persona, pero habrá que hacerlo en condiciones: con anestesia, agujas estériles y limpiando con algodón el punto donde se ha de pinchar. California, Arizona, Oklahoma y Kentucky ya no disponen del anestésico y han tenido que aplazar (más aún) sus ejecuciones.

Y digo yo… ¿Por qué no utilizamos el método de la cabezada o de la asfixia para dejar inconsciente al individuo y luego, cuando ya no sufra, matarlo bien muerto? Sólo se me ocurre algo más doloroso, lento y agónico que morir sin anestesia, y es el hecho de vivir en un corredor teniendo la certeza de que algún día, más tarde que pronto, te van a ejecutar.