fútbol

354.- ¿Mayo del 68?

Posted on Actualizado enn

No, París del 2010. He de confesar que estos días, al ver cómo la mayoría de los franceses se están movilizando en bloque contra las reformas de las pensiones, he sentido un poquito envidia de ellos. Porque por ese mismo motivo aquí, en España, convocaron una huelga de mentira varios meses después de ya haber sido aprobada la reforma. Una reforma demasiado importante como para tenerla en cuenta. Y no sólo por lo que supone, si no por lo que puede suponer comenzar a recortar derechos (sí, derechos) que costaron mucho conseguir.

Somos de los que aprovecharán el día de huelga general para lavar levantarse tarde, lavar el coche o ir a pasar el día al monte. Pero… ¿manifestarse? Eso no va con nosotros. Que hace frío joder, que hagan la huelga en junio…

Por un incremento de las pensiones del 2%, dígamos motivos por los que los españoles se movilizarían en las calles, como por ejemplo “que redujeran los partidos de fútbol de la liga a la mitad”. Un, dos, tres… responda otra vez.

Anuncios

316.- Que nos den.

Posted on Actualizado enn

Que nos den. Eso han debido de pensar los futboleros de los que no lo somos: que se jodan, que les den.

Y es que falta menos que nada para que pandillas de gallitos llenos de dinero corran (o hagan que corran) detrás de un balón en el próximo mundial de Sudáfrica. Falta menos para que legiones de orcos con dos dedos de frente y altos niveles de alcohol en sangre berreen y se partan la cara por sus chicos, colores y banderas. Falta menos para que los  resultados de las selecciones copen tertulias y titulares. Falta menos para que la cadena SER emita 2.000 horas de futbol, Cuatro el 40% de su emisión o Telecinco reparta su parrilla entre Jorge Javier Vázquez, la Pantoja y los chicos de “la roja”. Y el resto de medios, más de lo mismo.

Tócate los cojones. Ya veréis: adiós paro, adiós corrupción, ni rastro de la crisis, ni de rifi-rafes entre diputados, catástrofes o avances contra el cáncer… Nada, salvo “fúbol”. Pues me niego. Iba a estar yo un mes entero poniendo tres o cuatro películas de Marisol al día, o dos mil horas de canciones de ABBA y Raffaella Carrá en la radio, o el ciclo completo de películas pastelonas (Dirty Dancing, Ghost, Prety Woman…) y la colección de Clásicos Disney.

Y entonces iba a decir yo: que les den.

242.- El Partido de Fútbol (casting nº3)

Posted on Actualizado enn

Llegamos al ecuador de las cinco propuestas para presentarse al casting del musical. En esta, ganarán la partida quienes tengan habilidad y destreza con las pestañas postizas y los cardados abultados. Gelu implora a su hombre, arrastrada por los suelos y agarrándose a su pernera del pantalón, que no le deje sola los domingos para marcharse a ver partidos de balonpié. Tendrá bonificación quién consiga que se le escape una lagrimilla… (A ver quién supera a los frikis del video).

(video para ensayar)

Por qué, por qué…  los domingos por el fútbol me abandonas.
No te importa que me quede en casa sola.
No te importa.
Por qué, por qué, no me llevas al partido alguna vez.
Quizás, quizás… tú me mientes al decir que vas al fútbol.
Es seguro que lo empleas como excusa.
Es seguro.
Quizás, quizás, yo me entere alguna vez de la verdad.

Por qué, por qué…  los domingos por el fútbol me abandonas.
No te importa que me quede en casa sola.
No te importa.
Por qué, por qué, no me llevas al partido alguna vez.
Quizás, quizás… tú me mientes al decir que vas al fútbol.
Es seguro que lo empleas como excusa.
Es seguro.
Quizás, quizás, yo me entere alguna vez de la verdad.

Quizás, quizás… tú me mientes al decir que vas al fútbol.
Es seguro que lo empleas como excusa.
Es seguro.
Quizás, quizás, yo me entere alguna vez de la verdad.

129.- Fútbol es Fútbol

Posted on

futbol

Así de sencillo. Y además mueve el mundo. Nunca me ha gustado el futbol, siempre he sido pésimo y cuando en el colegio había partido (que era varias veces al cabo del día) y me animaba a jugar siempre era el último en ser elegido para un equipo (había chicas que eran elegidas antes y todo).

Bromas (y traumas) aparte hay algo que no me gusta para nada del fútbol, y es la política futbolística que impera en la mayoría de los clubs. Los jugadores son dioses, estrellas millonarias, con un sueldo desorbitado, unos derechos por encima de cualquiera de los mortales y unas obligaciones que muchos se pasan por el forro de las pelotas. Y eso, no me gusta. Tampoco que los deportes tengan en determinados informativos tanto o más tiempo que las secciones de nacional, internaciona y cultura juntas; pero ese es otro asunto.

Ya sé que cualquiera me puede decir que los actores cobran lo mismo por película, pero si una película pincha, la Novia de América tendrá que volver a hacer méritos para volver a llenarse el bolsillo. Si un jugador la caga en un partido, el sueldo que se lleva es el mismo que si hubiera sido la pieza clave del encuentro. Si a eso le añadimos unas fotos del susodicho en cuestión a las 5 de la mañana en una discoteca, cubata en mano, dos días antes… Me gusta cuando un equipo se esfuerza, sufre, es noble, y gana. Eso sí.

Hoy el mundo se parará un poquito, es la final de la Copa de la Champions (creo, jejeje..) y el Barça se juega su tercer título esta temporada. Me gusta el ambientillo pre-partido, quedar en casa a verlo, sufrir, alegrarte como si de ello dependiera la continuidad de tu trabajo… pero fín. Además me toca trabajar de noche y nos beneficiaremos de que la gente esté pegada a la pantalla de televisión. Suerte.

Más de 4.000 visitas. Gracias.