helado

205.- Gordos… y Desnudos.

Posted on Actualizado enn

gordo

Pizza.  Culpa.  Helado.  Deseo.  Chocolate.  Miedo.

Burguer.  Familia.  Palomitas.  Sexo.  Alcohol.  Amor.

Ayer estuve viendo “Gordos”, la comedia con toques de drama (o el drama con pinceladas de comedia) de Daniel Sánchez Arévalo, un director joven que me encanta. Son cinco historias que giran en torno a la obesidad con un entorno común, un grupo de terapia. Un sitio donde los protagonistas no van a adelgazar, sino a encontrar los motivos por los cuales tienen sobrepeso. Si “Azul Oscuro Casi Negro” no era un color si no un estado, “Gordos” no es un una complexión, es un… sentimiento.

El peso es lo de menos, su cuerpo es lo de menos. La obesidad es sólo la excusa para hablar de nosotros mismos; de esas cosas que nos tragamos día tras día, que van creciendo en nuestro interior, y que tanto nos cuesta expresar, atender o incluso asumir. Desde el sexo y la propia sexualidad, el rechazo por mil y un motivos, la familia y el apoyo de estos, los miedos al amor y al desamor…

Una película entretenida, agradable, pero con escenas muy duras en las que se despoja a los personajes de toda ropa o armadura que puedan tener. Estan gordos y “Desnudos” que es como la hubiera titulado yo.

139.- Libros Ligeros.

Posted on Actualizado enn

libros

Acabo de terminar de leer “Los caracoles no saben que son caracoles” de Nuria Roca. Una lectura ligerita, sin mucho en la que pensar. Clara, 35 años, divorciada y con dos hijos, tiene una vida tan normal como la de cualquiera, hasta que un día sucede algo que la cambia por completo. Momentos entrañables y momentos cómicos, como en casi todos los libros protagonizados por treintañeras que necesitan dar un giro y comerse la vida, antes de que la vida les coma a ellas. Entretenido.

El siguiente que he empezado es uno con un nombre muy comercial, una historia muy comercial… pero es lo que ahora mismo me apetece leer. “El frío modifica la trayectoria de los peces” según el propio libro es la historia de una felicidad caída del cielo. Por cierto, os recomiendo la web, con un original trailer sobre el libro y descarga gratuíta del primer capítulo.

<<Algunas navidades son inolvidables… Las de 1998 en Quebec, no se le olvidarán a un niño que, entonces tenía once años. Sus padres le anunciaron que iban a separarse. Nunca hubiese pensado que algo así podría sucederle a él. Al día siguiente empezó la peor tormenta de hielo que Quebec había conocido jamás. En el hielo florecieron situaciones inesperadas. Las personas recordaron sentimientos que habían olvidado. La vida cotidiana se detuvo. Algunas cosas dejaron de ser como habían sido durante mucho tiempo. Aquella tormenta cambiaría para siempre la vida del niño, de su familia y de sus vecinos. Incluso los peces, de uno de ellos, modificaron su comportamiento. Finalmente, la tormenta pasó. A veces, las situaciones inesperadas hacen que veamos todo diferente.>>

En el cajón espera “El Corazón Helado”, de Almudena Grandes, y es que bastante helado lo tengo ya como para continuar esa magistral novela. No, por ahora no, todo está demasiado reciente como para continuar con su letura. Quizá despues del verano, cuando los sentimientos ya no estén tan a flor de piel. Me costará, pero lo terminaré.

25.- Tengo “el corazón helado”

Posted on Actualizado enn

el corazón helado

Españolito que vienes al mundo te guarde Dios,

una de las dos Españas ha de helarte el corazón.

(Antonio Machado)

Hace varios días que esta novela me ha helado el corazón. Me ha hecho emocionarme, llorar de alegría, llora de ilusión, de rabia y dolor. Casi mil páginas de memoria histórica, en donde reconstruye la historia sentimental de dos familias opuestas ideológicamente, que vivieron de distinta forma la Guerra Civil, el exilio, el franquismo o la transición. Una historia relatada desde el presente por los nietos; la tercera generación, que es la primera, que se atreve a preguntar.

La historia parte de un entierro familiar en febrero de 2005, en el que Álvaro, hijo del fallecido, se sorprende de la presencia en el sepelio de una mujer joven desconocida. Esta mujer era la amante de su padre. Esta mujer es Raquel Fernández Perea, hija y nieta de exiliados en Francia y lo sabe todo sobre la vida de sus padres y abuelos.

Llevo más de 300 págias pero el nudo en la garganta y los recuerdos de mis abuelos y bisabuelos me han hecho lanzarme a escribir. Cuando la termine prometo escribir más. No quiero que se acabe. No quiero que se repita.