otoño

401.- Cosas que Pasarán.

Posted on Actualizado enn

Cosas que pasarán desde ahora hasta final de año:

Iré mucho más al cine, que en los meses de verano entre que la cartelera siempre flojea y que hay muchos más planes alternativos lo he dejado un poco de lado. Esta misma tarde “La Piel que Habito” de Almodovar. Próximamente, La Voz Dormida”, “La Cara Oculta”, “Mientras Duermes”, “El Árbol de la Vida”, “Un Dios Salvaje”, “La Deuda”… Y muchas más, seguro. El otoño trae mejores películas, o al menos más interesantes. ¿Iré al Festival de Cine de San sebastián? No será por ganas…

Me leeré “El Bolígrafo de Gel Verde” que lleva varias semanas sobre la mesilla esperando. Seguiré con “Mad Men”, “A dos Metros Bajo Tierra” y les haré caso a mis asesores y me lanzaré a “Juego de Tronos”. Y me enguilleré de una sentada la séptima temporada de “Anatomía de Grey”. Como si no tuviera poco hospital ya en la vida real…

Tendré dos bodas y “presuntamente” un bautizo. Y espero que ningun funeral. Habrá un parto. Bueno, habrá más pero uno sé que nos hará especial ilusión. Habrá unas elecciones y espero que una sorpresa electoral. Se pasarán por mi cabeza unas quinientas ideas de las que sólamente dos o tres llegarán a buen puerto. Quizá me enamore. Sólo quizá, que últimamente no estoy yo muy receptivo. Me microenamoraré unas 150 veces, pero son tan fugaces que nadie lo sabrá. Habrá sexo, eso es más fácil.

Habrá escapadas pero sin grandes lujos. Pasaré un fin de semana en un “Hotel Rural con Encanto”, pero aún no sé ni cuándo ni -lo más importante- con quién. ¿Y una fiesta de inauguración de un nidito de amor? Estudiaré. Prometido. Iré a un concierto en Pamplona de “La Oreja de Van Gogh” – ¿alguien se apunta?. Y puede hasta me compre una cámara de fotos. No, no puede. Antes deberé devolverle el préstamo a mi hermana.

Y seguiré escribiendo, que para eso tengo mi propio blog.

Nota Mental: ¿Dónde tendré guardado el chubasquero?

191.- Volver a Empezar…

Posted on Actualizado enn

otoño

Volver a empezar; nuevo curso, nuevo año. Aún somos muchos para los que estos días supone como una nochevieja lenta en la que poco a poco y sin darte cuenta has cambiado de año. Muchos los que contamos los años por cursos escolares: eso de recoger los libros, forrarlos, comprar la agenda a la que luego nunca hacías caso, nueva mochila, zapas…

Y es que sí, soy un poco cenizo, y si para mí el verano empieza con los primeros sudores  y saco los piratas del armario, el otoño empieza, extraoficialmente, después de fiestas. Molido por la juerga de 8 días, las resacas enlazadas unas con otras, las agujetas… llegan los primeros anuncios de coleccionables y eso, sin duda alguna, es lo que marca el principio del otoño.

Los que en verano estamos hasta arriba preferimos estos meses de reláx, paseos por el campo, tardes tranquilas… y los putos niños organizados y recogidos en la escuela dejando atrás el libre albedrío y la rienda suelta veraniega. Empiezan las setas, la vendimia… Tenemos previsto el musical de ABBA, un concierto de Pereza, un viaje sorpresa del que sé lo mínimo, santa cecilia, alguna escapada de última hora, y quizá una visita al sur con la charanga. Y todo a lo que vaya saliendo le diremos que sí, que no estamos como para desaprovechar oportunidades.

(Otro día, resumen del verano)

189.- Nos Regalamos.

Posted on Actualizado enn

calor

Nos derretimos, que dicen en el resto del mundo. Los termómetros suben hasta el infinito (y más allá). El asfalto de las calles es lo más parecido a un sartén gigantesco en el que nos freimos vuelta y vuelta como filetillos de lomo. Mi habitación parece un horno crematorio y así no hay quién viva. Sudar, sudar… Y a veces no es tan erótico como parece. Al menos yo consigo dormir; a marmotilla no me gana nadie, ni el jodido calor.

Y la gente en este momento piensa en piscinas, playas, mojitos repletos de hielo… Yo no. No soy normal. Sólo pienso en los peones del ayuntamiento podando los árboles, en días grises, en abrigos, gabardinas, bufandas… En coleccionables interminables, peonzas, canicas y “guas” excavados en la arena. Y si me apuras… hasta en una taza de chocolate. El fín del mundo pasará otra vez más.