papá

299.- Semana… ¿Santa?

Posted on Actualizado enn

Mi interés actual por el cristianismo y el catolicismo es nulo. Siempre he creído que la religión se basa en creer sin poner en duda, en tener Fé. Creerse a pie juntillas una historia relatada en un libro que se escribió cientos de años después de que sucediera. Empezando por ahí no hay sustento para que me crea la separación de las aguas, la concepción por María por obra y gracia de una palomica o la desaparición del cuerpo en el sepulcro. Puede que los hechos ocurrieran, pero no dudo de que hay mucho de literatura en ello.

Y si la institución representante de esa religión es la iglesia que tenemos hoy en día, pues apaga y vámonos. Una iglesia corrupta, machista, retrógrada y criminal como hace 400 años. Una iglesia a la que le cuesta años pedir perdón y condenar el fascismo y el holocausto puesto que estaban en primera linea de guerra con el señor Ratzinger militando en las Juventudes Hitlerianas. Una iglesia que fusil en mano se llevaba a mis abuelos rojos de paseo en caminones hace no tantos años. Una iglesia que no vacila en condenar la homosexualidad y el aborto, pero que hace oídos sordos a los cientos de casos comprobados de curas pederastas que abusan de niños y niñas, cuanto más débiles, mejor. Una iglesia para la que la mujer debe cumplir el mero papel de madre reproductora y jamás llegará a iglualar al hombre en cuanto a responsabilidad y derechos. Una iglesia que lejos de ayudar al tercer mundo sostiene que el uso del preservativo favorece el aumento del problema del Sida cuando 23 millones de los 33 infectados se encuentran en el continente africano.

Una iglesia alejada del mundo real en el que vivimos y que ella sola se esá cavando su propia tumba.

263.- Los Condones de África.

Posted on Actualizado enn

Acabo de ver un video del putrefacto canal Intereconomía en el que apoyan las palabras de papa Veredicto, antes conocido como el ex-Nazinger Z: “en aquellos países donde se difunde la fé católica, la enfermedad del SIDA se expande menos que en las regiones donde se reparte el profiláctico”. Y a continuación, en un video que produce cierta vergüenza ajena se explica por qué no “funciona” el uso del preservativo en África, el continente más azotado por la enfermedad, la malnutrición, pobreza…

Ya lo pone bien claro en la caja de condones: mantener en un lugar fresco y seco, algo imposible en África donde todos sabemos que hace mucho calor. Claro que, si alguno de vosotros duda del clima de África en el video se muestra un minimapa con colores pintaos. También pone que hay que tener cuidado y no rasgar el producto con las manos y tooodos sabemos también que “la manicura en áfrica, no destaca” (palabras textuales del ¿periodista?). Si a eso sumamos que “lo normal” antes de hacer uso del condón “es leer las instrucciones”, y como los del tercer mundo no saben leer… el resultado es que “el uso del preservativo puede ser un peligro, puede ser una auténtica trampa en favor de la enfermedad”. Si es que claro, son negros y “aun entendiendo lo que leen, es dudoso que los africanos lleguen a tener cuidado al desplegar la funda” porque menudas manazas que tienen los cabrones.

Les ha faltado decir que tienen el rabo demasiado grande y que nuestros condones les van a quedar estrechos. Vamos, que se me cae la cara de vergüenza al escuchar argumentos como estos. A ellos, no.

Ah, se me olvidaba, el enlace al video.

141.- Embarazado.

Posted on Actualizado enn

junior

Sí, la otra noche soñé que estaba embarazado, y la verdad resultó un poco raro. No sé a raíz de qué habían empezado a mirarme la tripa, se me había hinchado, y cuál no sería la sorpresa al diagnosticarme un embarazo: 4 meses de gestación.

Perplejo, no sabía como reaccionar a la noticia. ¿Cómo había podido ser? ¡¡Coño, que soy un hombre!! Un hombre sin… ¡¡Coño!! Repasaba la anatomía y aquello era más que imposible. Pero parecía que sólo era yo quién se sorprendía por la noticia. “¿¿Cómo no te diste cuénta de que tenías 3 retrasos??” me preguntaban amigos y familiares. ¡¡Pues porque nunca he tenido la regla!! ¿¿Es que nadie me entiende??

Ahora recordaba que hacía unos meses había tenido un pinchazo en la zona pélvica izquierda. Claro, estaría ovulando me respondía a mí mismo tratando de racionalizar la situación. Pero… ¡¡si no tengo útero!! ¿¿Dónde cojones se está gestando?? ¿¿En mi vejiga?? Imposible, imposible, imposible… Y, claro, tendrán que hacerme una cesárea. “No te preocupes si no te sube la leche – trataban de tranquilizarme – ya le darás biberón”.

No tengo ni idea de quién era el padre, o la madre, no sé como decirlo. Ni el sexo de la criatura ni si eran uno o dos dados los antecedentes familiares. Eso sí, al único que parecía preocuparle toda esa situación era a mí, para el resto era lo más normal del mundo. ¿¿Normal?? Madre mía, madre mía… ¡¡Y ahora vendrán los periodistas!!

Me desperté, busqué en internet qué podía significar aquello… y no encontré la respuesta. O mejor dicho, encontré muchas y muy distintas.