peli

407.- Otra Película sobre la Guerra Civil.

Posted on Actualizado enn

“La Voz Dormida” es una película basada en la Guerra Civil. Sí, otra más. Es la adaptación de la novela de Dulce Chacón que narra la brutal represión que padecieron las mujeres presas en cárceles franquistas. Hará como diez años cuando lo leí y me impactó  la historia de la joven cordobesa que llega a Madrid en 1940 para estar cerca de su hermana, una militante comunista reclusa de la madrileña cárcel de Ventas. Benito Zambrano presentó su película en el Festival de Cine de San Sebastián donde María León se llevó la Concha de Plata a la Mejor Actríz.

Como era de esperar cuando los españoles hacemos una película sobre el acontecimiento más importante y desgarrador de nuestros últimos… ¿200 años? vuelve el típico tópico de “otra película de la guerra civil”. Frasecita que dicho sea de paso, me sienta como una patada en los cojones. Será porque mi familia quedó brutalmente marcada por la guerra. Será porque he conocido cientos de historias rotas. O quizá porque sean todavía 30.000 las personas que desaparecieron y de las que nunca más se supo. Y otras tantas familias que se preguntan dónde están, claro. O que existan 284 fosas comunes localizadas a la espera de ser abiertas…

Quizá sea por todo eso que crea necesario este tipo de cine. El director tuvo que hacer frente en la rueda de prensa a un comentario como ese. “¿Dejamos de hacer películas sobre la guerra y nos dedicamos a hacer documentales de dinosaurios? ¿Qué fosa dejamos sin abrir?”. Lo suscribo totalmente. Porque las heridas no se cerraron con una insuficiente e inacabada Ley de la Memoria Histórica  y porque cada una de esas historias que la guerra civil destrozó merece ser contada.

Cuando los americanos dejen de hacer películas sobre la guerra mundial, Pearl Harbour y Vietnam, o los europeos de nazis, campos de concentración y judíos… entonces hablaremos. Además listillos, enteraos, sólo se ha abordado la guerra civil en el 1,5% de los filmes de los últimos diez años: exáctamente en 14 de las 961 películas.

Anuncios

331.- En lo Alto del Empire.

Posted on Actualizado enn

Hoy a venido a mi cabeza una película que ví hace tiempo y que se titula “Tú y Yo”. El titulo original dice algo así como “Un Asunto Para Recordar” y es una de las películas románticas más conocidas del Hollywood de los años 50 y a la que posteriormente homenajearon en “Algo Para Recordar”.

Un elegante playboy y una bella cantante de un club nocturno se conocen a bordo de un lujoso transatlántico y surge entre ellos un apasionado romance. Pero no es tan sencillo, ambos están comprometidos. Cuando el barco llega a su destino ellos se hacen una promesa: encontrarse en el Empire State de Nueva York en un plazo de seis meses si siguen sintiendo lo mismo el uno por el otro. Pero lo dicho, no es tan sencillo y uno llegará, y esperará, y el otro no lo hará.

A veces no se conoce a la persona adecuada en el momento y la situación ideal. Pero si nosotros no vamos a poder manejar el tiempo de nuestra vida a nuestro antojo, ¿qué nos queda? No siempre los finales serán felices como en las películas pero, aún así, tenemos derecho a buscarlos.

323.- Tarta de Arándanos.

Posted on Actualizado enn

– Es como esas tartas y pasteles. Al final de cada noche la tarta de queso y el pastel de manzana siempre se acaban. La tarta de melocotón y la tarta de mousse de chocolate están casi terminadas. Pero siempre queda una tarta de arándanos sin tocar.

– ¿Y que hay de malo en la tarta de arándanos?

– No tiene nada de malo, sólo que la gente elige otras cosas. No puedes culpar a la tarta de arándanos, simplemente nadie la quiere.

– – – – – – – – – – – – –

Acabo de ver “My Blueberry Nights”. Ahora ya no sólo soy un número primo sino que… ¿también soy una tarta de arándanos? Mierda. Son las 2 de la mañana y tengo mono de bollería. Mañana desayuno en la panadería de debajo mi casa.

310.- El Concierto y La Película.

Posted on Actualizado enn

Un bombón de película, “El Concierto”. Andrei Filipov era el mejor director de orquesta de la Unión Soviética y dirigía la célebre Orquesta del Bolshoi pero, en plena gloria, fue despedido. Treinta años después, sigue trabajando en el Bolshoi, pero ahora… como limpiador. Una noche que Andrei se queda hasta tarde sacando brillo al despacho del jefe, encuentra un fax: se trata de una carta invitando a la orquesta a que vaya a dar un concierto a París.

De repente, a Andrei se le ocurre una idea loca: ¿por qué no reunir a sus antiguos compañeros músicos, que viven de hacer trabajillos y chapuzas, y llevarlos a París, haciéndoles pasar por el Bolshoi? La tan esperada ocasión de tomarse la revancha por fin ha llegado.

Y, como en el Un, Dos, Tres, hasta aquí puedo leer porque si no se destripa la película. Una película coral con la que te ríes, te emocionas y te dejas llevar por la música desde el primer minuto. Una película que habla de la vida, la política, los sueños, los odios y las pasiones. Y que tiene los mejores últimos 15 minutos de metraje a ritmo de Tchaikovsky. Eso sí, la escena de la boda… sobra.

TRAILER