peregrino

332.- Cruce de Caminos.

Posted on Actualizado enn

Donde se Cruza el Camino del Viento con el de las Estrellas.

211.- Cuentos a la Carta (1)

Posted on Actualizado enn

camino santiago

Era el final de su viaje, la Plaza del Obradoiro, pero Julián esperaba que fuera también el principio de algo más.

Hizo el Camino de Santigo como quien decide tomarse un tiempo para reflexionar. Sus amigos sin embargo lo achacaron a la crisis que todo hombre tiene pasados los 50: unos se habían hecho el deseado desde la juventud pendiente en la oreja, a otros les había dado por machacarse en el gimnasio… Y él decidió coger la bicicleta y dirigirse a la tierra de sus abuelos: Galicia.

Miró su reloj y calculó que ella tardaría aún un par de horas en llegar. La primera vez que la vió fue en Estella , sola, junto a su bicileta, haciendo un alto para descansar. Él solía madrugar y salir un poco antes del albergue. Pedaleaba tranquilo, disfrutando de las vistas del camino, y antes de darse cuenta se descubría pensando en ella: imaginando su nombre, de dónde venía, si estaba soltera o por qué viajaba también sola. La mayoría de las noches solían coincidir en las hospederías y las pocas veces que no lo hicieron Julián había retrasado su étapa un día con el fín de darle una ventaja que ella desconocía, adelantarle y volver a verla en unos encuentos cada vez menos casuales.

Ahora el viaje había llegado a su fín. Sabía que no era el joven apuesto que un día fue, pero también tenía claro que a sus cincuenta y cinco años tenía mucho cariño que dar todavía. Cuando ella entrara en la plaza, absorta por la grandeza del lugar, aprovecharía para acercársele y decirle un tímido: Hola.

Marta: “Señor 55 años soltero” – “Galicia” – “Camino”