perfecto

292.- Consultorio Seximental de los Lunes (6).

Posted on Actualizado enn

Enamorarse: sufrir un estado emocional de alegría y satisfacción por encontrar a otra persona. No confundirlo con “amor”; cuando alguien es intensamente atraído por otra persona de inmediato no es amor, es enamoramiento.

Es un estado mental alterado en el cual hay un desenfoque (a veces inmenso) de la realidad ya que esta es sustituída por una total idealización de la otra persona. Se borra la objetividad, los defectos no existen y alguien común pasa a ser visto como el más gracioso, vivaz, inteligente, brillante, hermoso, sincero, honesto y una lista interminable de atributos imaginarios. Por diversas causas, de pronto, esa persona pasa a ser el eje en torno al cual girará la vida del enamorado y mientras le dure el embelesamiento no tendrá ojos para nadie más.

En una noticia reciente se publicaba que la mitad de las prostitutas de Colombia se acababan enamorando de sus clientes. Pero, ¿qué hace que una personas desencadenen en nosotros ese torbellino y otras no? ¿Cuánto dura esa fase? ¿Cuántas veces podemos enamorarnos a lo largo de nuestra vida? Ya sabéis, varias opciones. Y si ninguna se acerca podéis crear la opción E, F, G…

¿Cuántas veces te has enamorado a lo largo de tu vida?

  • A.- Ninguna. Y creo que nunca lo haré. No creo en el amor. San Valentín me da arcadas. Me dan asco los corazoncitos. Es todo un invento del corte inglés.
  • B.- Pocas pero muy intensas. Yo cuando me enamoro lo hago hasta las trancas, igual que un quinceañero; notitas escondidas, cuelga tú, no, cuelga tú…
  • C.- Bastantes. Acabo cogiendo cariño a la mayoría de las personas con las que estoy. Creo que el enamoramiento surge del roce del día a día, y no al revés.
  • D.- Más de mil veces. Soy de los que se enamora quince o veinte veces al día y cada media hora creo haber encontrado a la mujer de mi vida.

288.- Consultorio Seximental de los Lunes (4).

Posted on Actualizado enn

Como decían al final de la pelicula Con Faldas y a lo Loco: “Nadie es Perfecto”. Y es que nuestra teoría de que todo el mundo tiene una tara suele confirmarse casi en el 100% de las personas. No existe la perfección y aunque esos hombres y mujeres ideales nos parezca que rozan la perfección normalmente no lo hacen. Siempre hay un fallo, una pequeña tara que tarde o temprano aparece. Ahora bien, ¿qué fallo preferís que tenga vuestra pareja? Ya sabéis, varias opciones. Y si ninguna se acerca podéis crear la opción E, F, G…

¿Qué tara de las siguientes combinaciones prerefís en vuestra pareja?

  • A.- Es buena persona, tiene conversación, buen cuerpo, sentido del humor, inteligente… pero es más feo que el feo de los hermanos Calatrava.
  • B.- Está cañón, irradia belleza por cada uno de sus poros, una máquina de sexo en la cama… pero es sosísimo y tiene menos conversación que un mueble cajonero.
  • C.- Es divertido, guapete, con cuerpo de modelo, sentido del humor… pero en la cama se paraliza de tal manera que cualquiera diría que está muerto.
  • D.- Es interesante, buena persona, simpático, divertido, bastante guapete, detallista… pero no se sabe si es su boca, su sobaco, sus pies pero huele fatal.

173.- Todos Somos Bridget Jones.

Posted on Actualizado enn

BJ

No se dejen engañar todos somos iguales aunque no lo parezcamos. No tengan en cuenta los cuerpazos diez, los GAP perfectos, las tetas del tamaño ideal ligeramente caídas hacia arriba, las pestañas telescópicas, las boquitas de piñón dispuestas a comerse un buen mango. Las tabletas de abominables masculinas, los torsos cincelados y duros sin pelo a la vista, las sonrisas blanqueadas y las piernas abiertas al caminar en plan “tengo los huevos tan grandes que si juntos las piernas dejo de respirar”. Olviden todo eso porque todos somos Bridget Jones, nadie es perfecto.

A nosotros nos encanta el sofá y la tele, nos preocupan los esos kilos de más con los que nos encontramos tan a gusto pero desearíamos no tener. Nos lo pasamos bien y de vez en cuando nos agarramos una buena borrachera, qué pasa. Matamos por un plato de pasta, y no te quiero contar ya por un dulce con chocolate. Cualquier chuloputas nos pone a mil, y pese a que lo que buscamos es a alguien más normalito, cuando lo encontramos no le hacemos ni puto caso porque quién realmente te pone es el que te da caña, que si te escupiera encima hasta te corrías de gusto.

Pero somos así; cabeza, corazón y órganos sexuales andan reñidos en estos temas y nunca se ponen de acuerdo. Sí, ella es la chica ideal para casarse y tener hijo pero a quién me follaba ahora mismito es a la rubia tonta. Nosotros tenemos ese fallo, cada uno tiene el suyo.

A los divinos siempre les falla algo: si tienen el cuerpo perfecto son bobas (aunque no sean rubias). Si están buenos y son majos serán unos depresivos. Si todo lo anterior está bien, la tendrán pequeña, serán unas setas en la cama, o infieles, o su madre será insoportable. Nunca existe la perfección en todos los niveles. Nosotros tenemos nuestros fallos pero estamos aprendiendo a llevarlos con el mayor de los orgullos, qué cojones.