preservativo

281.- Condones a Montones.

Posted on Actualizado enn

La Comunidad de Madrid ha eliminado de sus presupuestos las partidas destinadas a las ONGs de su comunidad para la Prevención del VIH/SIDA.

Esta decisión supone una ruptura en la atención a sectores de población altamente vulnerables y en situación de especial riesgo (inmigrantes, hombres que tienen sexo con hombres, trabajadores del sexo, juventud), así como la desatención total a la problemática y los afectados por la infección.

Madrid no tiene Oficina Regional de Sida ni Plan de Actuaciones frente al VIH. ¿Quizá por eso es una de la ciudades europeas con mayores tasas de nuevos diagnósticos?. Su lema: si quieren, que los compren. ¿Dónde queda la prevención? ¿Y la educación?

Siguiendo al hilo de los condones y viviendo en una ciudad tan hipócrita y puritana como es Pamplona, he decidido hacer un boicot un tanto especial: no voy a dejar un duro a ninguna de las farmacias que por su ideología y valores no vendan preservativos. Mi barrio está lleno, y no me importa andar un poco más y comprarme los parches para las morreras más lejos, pero no pienso alimentar, ni con migajas, a la bestia.

263.- Los Condones de África.

Posted on Actualizado enn

Acabo de ver un video del putrefacto canal Intereconomía en el que apoyan las palabras de papa Veredicto, antes conocido como el ex-Nazinger Z: “en aquellos países donde se difunde la fé católica, la enfermedad del SIDA se expande menos que en las regiones donde se reparte el profiláctico”. Y a continuación, en un video que produce cierta vergüenza ajena se explica por qué no “funciona” el uso del preservativo en África, el continente más azotado por la enfermedad, la malnutrición, pobreza…

Ya lo pone bien claro en la caja de condones: mantener en un lugar fresco y seco, algo imposible en África donde todos sabemos que hace mucho calor. Claro que, si alguno de vosotros duda del clima de África en el video se muestra un minimapa con colores pintaos. También pone que hay que tener cuidado y no rasgar el producto con las manos y tooodos sabemos también que “la manicura en áfrica, no destaca” (palabras textuales del ¿periodista?). Si a eso sumamos que “lo normal” antes de hacer uso del condón “es leer las instrucciones”, y como los del tercer mundo no saben leer… el resultado es que “el uso del preservativo puede ser un peligro, puede ser una auténtica trampa en favor de la enfermedad”. Si es que claro, son negros y “aun entendiendo lo que leen, es dudoso que los africanos lleguen a tener cuidado al desplegar la funda” porque menudas manazas que tienen los cabrones.

Les ha faltado decir que tienen el rabo demasiado grande y que nuestros condones les van a quedar estrechos. Vamos, que se me cae la cara de vergüenza al escuchar argumentos como estos. A ellos, no.

Ah, se me olvidaba, el enlace al video.

10.- Yo pongo Condón

Posted on Actualizado enn

condon

Yo pongo condón, o la campaña para fomentar el uso del preservativo en los jóvenes asusta porque ha costado unos 2 millones de euros. Ponen el grito en el cielo diciendo que no se puede pagar tanto por un anuncio.

El anuncio no es que sea una maravilla, pero lo que realmente cuesta 2 millones es la campaña que lleva detrás, y quién no sepa de que va, pues que pinche y verá que no sólo es un anuncio, son guías, posters, carteles…                                            

   www.yopongocondon.com

Alguna pregunta que me viene a la cabeza:

– ¿Cuánto cuesta un anuncio o una campaña normal? ¿Cuánto nos cuestan las de “alístate en el ejército”? ¿Y las de “no defraudes a hacienda”?

– ¿Cuántas pastillas del día después se dan en urgencias en un fin de semana? ¿Cuántas niñas repiten varias veces? ¿Cuánto cuestan los daños colaterales de no usar preservativo? Embarazos no deseados, abortos, herpes, sida, papilomas…

– ¿Cuántos anuncios para fomentar el uso de preservativos en los jóvenes ha hecho el gobierno? ¿Alguien recuerda otro desde aquel “póntelo, pónselo”? ¿Cuánto gastó el PP en campañas dirigidas a jovenes adolescentes, y ya no me refiero a sexualidad?

Hipócritas.