primavera

393.- Micro-Enamoramientos.

Posted on Actualizado enn

Suele ocurrirle todos los años por estas fechas. No sabe si son los primeros rayos de sol de la primavera o esa brisa suave que anima a echarse a pasear por la calle. O quizás es el aroma de todos esos árboles y plantas que comienzan a florecer y que nos embriaga igual que a las mariposas, abejas y restos de insectos.

Comienza a sentir un cosquilleo en el estómago, una sonrisa cálida y tierna se apodera de su rostro y es entonces cuando Paula sabe que está enamorada aunque ella no lo quiera llamar así. Ha querido, ha amado, se ha entregado. Pero también ha sufrido, ha llorado. Ha tirado tantas veces su castillo de arena y ha vuelto a empezarlo de nuevo tantas veces que está segura de que nunca será la última.

Y como quien cruza un puente inestable sobre un precipicio se lanza a la aventura. Amor sí, pero con pies de plomo. Ella prefiere llamarlo “micro” enamoramiento aunque sigua siendo lo mismo pero con otro nombre. A ella le funciona. El resto… no importa.

Anuncios

296.- Consultorio Seximental de los Lunes (8).

Posted on Actualizado enn

La Primavera la sangre altera. O eso reza al menos la sabiduría popular que echa mano del refranero para argumentar cualquier cosa… y la contraria. Pero parece que esta vez tiene razón. La primavera es la época propicia para el apareamiento de las especies salvajes. También a nosotros nos pasa lo mismo, aunque vivamos en una época de celo permanente.

¿Por qué será? Quizá el sol, la luz, los colores. Puede que sea la ropa más ligera que deja enseñar un poco más el cuerpo. Los días más largos que invitan a alargar la vida social en las terrazas… ¿Qué puede influir en ese calentón hormonal que nos da en Primavera? Ya sabéis, varias opciones. Y si ninguna se acerca podéis crear la opción E, F, G…

¿Qué hace que “la Primavera la sangre altera”?

  • A.- Mi vida sexual es la misma durante todo el año, da igual que sea un duro día de nieve o un caluroso día de agosto. Yo no noto nada, más de lo mismo.
  • B.- La subida de las temperaturas derivan en prendas más ligeras, y estas dejan enseñar nuestro cuerpo. Y a mí, eso de ver un hombro, unos brazos, unas piernas o un ombligo hace que a mí también me suba la temperatura.
  • C.- Con el calorcito aumenta la vida social, se sale más, te sientas sin prisa en las terrazas y aprovechas para fichar y coquetear con todo lo que se mueva. En invierno apenas salimos de casa.
  • D.- Las flores que florecen en primavera atraen a los insectos que se encargarán de polinizarlas. Eso nos pasa a nosotros; la luz, el sol, los colores más atractivos de las prendas… nos llaman a polinizarnos unos a otros.

293.- Relax…

Posted on Actualizado enn

Después de un par de noches un poco tensas y ver peligrar mi futuro laboral, resulta que el azar había querido que reservara para este mediodía un bono regalo que tenía. Llegó junto con otros regalos el día de mi cumpleaños y consistía en un masaje antiestrés hombres a base de aceites de romero y ginseng. Toquetearme el cuerpo durante… 55 minutazos!!!

La verdad que nunca lo había hecho e iba un poco con dudas porque donde no tengo cosquillas tengo una contractura. Aún así todo ha ido como la seda. Bueno, he tenido que pelearme con un mini slip de papel en el que no cabía todo mi cuerpo, y he preferido no ponérmelo. Otro hecho que me ha desconcentrado un poco era que mi mente no dejaba de proyectar la historia del masaje de la película “Azul Oscuro Casi Negro”.

La experiencia ha sido 100% relajante y reconfortante y la recomiendo, no para hacerla todas las semanas, pero sí de vez en cuando como capricho. Eso sí, sales como flotando, que no te sientes persona humana hasta el cabo de un tiempo.

Luego un par de horitas leyendo en el parque al sol pre-primaveral a la vez que empiezo a coger un poco de color para la operación bikini; operación que no me ha importado nada echar por tierra con dos cervezas en una terracita por la tarde y otras dos por la noche. Las cuatro con algo de picar, buena compañía y una conversación agradable.

Un día cojonudo para recargar la batería de cara a lo que nos espera.

Nota: No me puse el mini tanga de papel pero me quedé con mis calzoncillos, que hay que decirlo todo.

67.- Ya es Primavera

Posted on Actualizado enn

primavera

Las tardes que se alargan. Salir a la calle y ver el sol. Las terracitas de los bares. Las parejitas que retozan en los parques. El bronceado de verdad, no de toallita. Olvidarse de la calefacción. Quitar las sábanas de franela y las mantas de la cama. Ver como crecen los campos sembrados. Las fresas con nata, leche, naranja o solas. Los pantalones piratas. Abrir la ventana sin miedo.

Los bichos que se estrellan contra el parabrisas del coche. Las pelusas de los chopos flotando en el ambiente. Salir sin abrigo, aunque con chaqueta. Las flores. El polen. Los ataques de estornudos. Los ojos vidriosos. Cambiar botas por zapatillas. Las camisetas de manga corta. Cambiar de perfume. Comprobar que has ganado kilos en invierno. La operación bikini.

Y no sólo en ese centro comercial que tan poco me gusta. Ya es Primavera, aunque el calendario todavía no lo sepa.

60.- Fín de la Tregua (Primaveral)

Posted on Actualizado enn

NIEVE

Esta es la imagen de Roncesvalles de ayer. Hace cuatro días disfrutábamos de los dieci-pico grados al sol. La flores empezaban a brotar, muchos bares se habían animado a poner las terrazas y muchos nos animamos a tomar esos primeros rayos de sol del año.

Pero no, estamos en marzo y es invierno. Ayer, la cruda realidad nos devolvía al calendario haciendo bajar los termómetros hasta los 2 grados a las seis de la tarde. Incluso estuvo nevando un rato en la misma Pamplona.

Vuelvan a guardar las gafas de sol y los piratas, y saquen de nuevo los gorros y bufandas; la tregua primaveral ha terminado.