tarta

323.- Tarta de Arándanos.

Posted on Actualizado enn

– Es como esas tartas y pasteles. Al final de cada noche la tarta de queso y el pastel de manzana siempre se acaban. La tarta de melocotón y la tarta de mousse de chocolate están casi terminadas. Pero siempre queda una tarta de arándanos sin tocar.

– ¿Y que hay de malo en la tarta de arándanos?

– No tiene nada de malo, sólo que la gente elige otras cosas. No puedes culpar a la tarta de arándanos, simplemente nadie la quiere.

– – – – – – – – – – – – –

Acabo de ver “My Blueberry Nights”. Ahora ya no sólo soy un número primo sino que… ¿también soy una tarta de arándanos? Mierda. Son las 2 de la mañana y tengo mono de bollería. Mañana desayuno en la panadería de debajo mi casa.

235.- Un Año de Blog.

Posted on Actualizado enn

aniversario

Hace exáctamente un año, el 13 de noviembre, nacía este blog. Fruto de una experiencia blogera previa surgió como la versión actual del diario de la infancia. O la eterna adolescencia. Un espacio para contar mis experiencias, aunque muchas veces solo cuente mis pensamientos, mis reflexiones, de una forma tan velada que parezca que estoy de psiquiátrico. Creedme: si la mayoría de las veces dijera la verdad y nada más que la verdad, las historias que relato perderían gran parte de su encanto.

En estos 365 días se escrito 235 entradas incluídas algunas mini-píldoras que contaron mi viaje por las islas griegas. Han sido 22.137 visitas las que ha tenido y 573 comentarios los que se animaron a dejar. Gracias por hacerlo, porque pese a que el objetivo del blog no es que sea leído por un gran número de personas, a veces es necesario que alguien te lee para seguir tecleando.

En este año he viajado; en avión tren, barco, coche, tren, bus y bici. También he viajado sin moverme de casa. He conocido a gente, unos han merecido la pena y otros no. He reído, llorado, cantado y bailado. Creo que me he desenamorado más veces de las que me he enamorado. He sufrido. Poco, porque la mayoría de las veces no merece la pena. Tuve mi momento de gloria con el cartel de san fermín. He besado sapos que no se han convertido en hermosas princesas. He trabajado, he salido, bebido y follado. He tenido resacas monumentales y he jurado dejar la bebida. Consecuencia: he mentido. Y casi todo lo habéis podido leer en este rincón. ¿Me dejo algo?

He escrito la entrada más triste, dura y amarga que nunca pensé llegar a hacer. He perdido a una de las personas que más quería en esta vida y que más me quería a mí: mi abuela. La he perdido y, en parte, me he perdido un poco yo. No hay día que no la recuerde en varias ocasiones. He llorado. Y lloro.

Gracias a las gemes, a la gente cercana y a los del hospital. También a los desconocidos que un día llegaron y decidieron quedarse. Especial ilusión me hizo conocer reciéntemente a dos de ellos: Kwak y Crispín. Y sobre todo a quienes quieren crear un club de fans (tengo mis propias fanes) y me animan a que escriba un libro que ya se encargarán de distribuir puerta por puerta. Gracias.

PD: me regalo un cambio de imagen.

232.- Repostería Erótica.

Posted on Actualizado enn

tarta

La otra tarde con motivo de una reunión muy especial ejercí de anfitrión con un postre un tanto especial: la Tarta Polla. Ideal para quedar bien en cualquier reunión informal que se precie y muy bien acogida después de varias botellas de vino blanco.

Ingredientes:

Una base redonde de bizcocho de 3 pisos, nata montada, sirope de fresa, nesquik y virutas de chocolate.

Preparación:

Poner los 3 pisos de bizcocho y dibujar sobre ellos el falo en cuestión. Para obtener un tamaño XXL es mejor dibujar el pene a la largo (todo el diámetro) y en los costados dibujar los huevillos. Cortar los 3 bizcochos a la vez a como si estuviéramos serrándolos. Colocar uno y cubrir con nata. Echar un chorro de sirope sobre la nata montada. Segundo bizcocho y mismo proceso. Poner encima el tercer bizcocho. Es referible no “emborracharla” porque los bizcoches se desharían.

A parte de la nata sobrante se le añade el sirope y se hace una crema rosita para la zona más sensible de nuestra tarta. El resto se mezcla con nesquik para el tono “piel”. A más cacao, más mulata quedará (nota: el colacao hace grumos). Ya está nuestra Tarta Polla. Decorar con virutillas de chocolate dependiendo del grado de “pelo” que queramos. Si queremos más realismo podemos dibujar con hilos de sirope los vasos sanguíneos. Para darle el toque más “caliente” se puede decorar con leche merengada (cada uno que la ponga donde quiera dependiendo de sus fantasías). Preparar servilletas, serán necesarias.