verano

400.- You Make Me Feel.

Posted on Actualizado enn

(Grabado de Marina Anaya)

Las verbenas se inventaron para las calurosas noches de verano. Si hubiera que elegir el aroma de la seducción probablemente los perfumistas buscarían las notas de esa esencia en momentos como esos. Músicos enfundados en sus mejores trajes, farolillos de colores y la calma propia de las noches estivales.

La cantante no era Aretha Franklin ni falta que le hacía. Su dulce voz se deslizaba sobre el público embriagándolo de sentimientos a flor de piel. Varias parejas se mecían abrazadas y los más entregados habían comenzado ya a besarse.

Yo había puesto los ojos y un poquito de mi corazón en él dejándome llevar quizás por el romanticismo del ambiente. “You make me feel, you make me feel, you make me feel like a natural… woman”. Se giró y como si ya supiera la respuesta preguntó:

            – ¿Me das un abrazo?

Nota Mental: Ponerle un poco más de “soul” a la vida.

Anuncios

346.- El Test del Verano.

Posted on Actualizado enn

Con relación a los acontecimientos que me han sucedido durante este verano, indique cuál de las siguientes opciones NO es correcta:

  • A.- Sólo he pisado la Playa un día, y la Piscina otro.
  • B.- Acerté la porra del Mundial de Fútbol.
  • C.- He ligado con éxito en una Villavesa.
  • D.- No fuí capaz de cambiar la Rueda Pinchada de mi cohe.
  • E.- He tenido un “Summer Love” digno de Danielle Steel.

344.- Hay un Amigo en Mí.

Posted on Actualizado enn

 

Sin duda la peli de este verano. He pisado poco el cine: poco tiempo y pocos estrenos interesantes. Me encantó, creo que la disfruté mucho más que los niños que había en la sala. Tiene acción, puntazos de descojonarse de risa, momentos de ternura y hasta alguna lagrimilla al final. Si alguien quiere regalármela cuando salga en dvd estaré encantado de recibirlo.

Momentazo de la película.

338.- Pamplona Hermanada con Mordor.

Posted on Actualizado enn

Deberíamos estar ya acostumbrados a esto: en el norte no hay verano. Se pasa de mayo a octubre casi sin darse uno cuenta. Un día “bueno y tres malos, es así. Jamás se me ocurriría montar una heladería o una tienda de sandalias en esta ciudad.

Pero como decía deberíamos estar ya acostumbrados a que Pamplona parezca la tierra de la Tinieblas de Mordor: lluvia, nubarrones negros, ráfagas de frío… Tiempo que a mí, he de confesarlo aunque me lleve alguna colleja… me encanta. Es lo que tiene ser un poco orco. Eso sí, de vez en cuando, y a poder ser no durante los meses en los que el resto de la humanidad carga energía con el sol y se pone morenito.

Pero notar ese viento frío que te revuelve por dentro es como si me hiciera un centrifugado en la lavadora. ¿Qué mejor forma de limpiar tus chacras que un buen chorro de aire? Y ese cielo negro sólo nos puede decir una cosa: que más arriba, allá al otro lado, el cielo es azul y brilla el sol, y sólo los pilotos de avión y azafatas pueden disfrutarlo. Afortunados.

Todo depende del color del cristal con que se mira.

307.- Dramones (y mazmorras).

Posted on Actualizado enn

Odio que la gente se empeñe en que todo va mal, que es el fin del mundo, que la tristeza se ha apoderado de su vida. Que viven en sus oscuras mazmorras y sólo las abandonan para asegurarse de que el sol no ha salido ni saldrá.

Hay personas que parecen que son felices cuando su vida es una consecución de desgracias: que mal me va todo, nadie me quiere, estoy gorda… Lamento tras lamento y cada vez la cara más larga (y fea, porque si eres un triste se te pone la cara fea). Pero eso no es lo peor, lo que más les gusta es contarlo al mundo entero.

¡¡No me jodas, chico!! Que llega el buen tiempo, las terracitas, las camisetas de colores, las cervecitas al sol, el olor del campo verde, las noches a la fresca… Menos dramas, caperucita. Y más comedia. Una sugerencia: de feo a feo, anda, vete al cine y ríete un poco de la vida y de tí.

¡¡¡Ay que rico!!!

192.- El Verano ya no es azul.

Posted on Actualizado enn

piscina

Lo dicho, el verano ya no es azul. Si tuviera que ponerle un color no sé cuál sería. La verdad es que desde que me toca trabajar todo el verano pues como que no es lo mismo. Sí, es cierto que lo aprovecho al máximo y le saco todas las horas posibles pero… no es lo mismo que cuando cogías la bicicleta a las cuatro de la tarde y no volvías a casa hasta que se apagaban las farolas.

Empezamos junio aprovechando la pisci ya que estuve sin contrato unos días y aprovechamos para mantener el moreno griego (que no el griego moreno) que me había traído del viaje. Luego eso sí, hospital por un tubo.

Sanfermines nunca decepcionan. Nunca. Pero luego le siguió un brote de gripe y otro aún mayor de histeria colectiva que fue mucho peor. Bodorrio (y borrachera), medievales (y borrachera), san roque (y borrachera) y 8 días de fiestas (y no 8 borracheras, eso no). Así que ahora necesito una cura de toxinasa base de piña y té, un masaje completo (a ser posible a 4 manos) y un bono para un balneario. Eso, o donar mi hígado a Patés Martiko.

Todo ello sazonado de piscina, cervecitas, risas, cuerpos con poca ropa al sol, una pizquita de playa, una mudanza y buenos ratos. Sí, de esos también pero me ahorro los detalles, pese a que es lo que más gusta.

191.- Volver a Empezar…

Posted on Actualizado enn

otoño

Volver a empezar; nuevo curso, nuevo año. Aún somos muchos para los que estos días supone como una nochevieja lenta en la que poco a poco y sin darte cuenta has cambiado de año. Muchos los que contamos los años por cursos escolares: eso de recoger los libros, forrarlos, comprar la agenda a la que luego nunca hacías caso, nueva mochila, zapas…

Y es que sí, soy un poco cenizo, y si para mí el verano empieza con los primeros sudores  y saco los piratas del armario, el otoño empieza, extraoficialmente, después de fiestas. Molido por la juerga de 8 días, las resacas enlazadas unas con otras, las agujetas… llegan los primeros anuncios de coleccionables y eso, sin duda alguna, es lo que marca el principio del otoño.

Los que en verano estamos hasta arriba preferimos estos meses de reláx, paseos por el campo, tardes tranquilas… y los putos niños organizados y recogidos en la escuela dejando atrás el libre albedrío y la rienda suelta veraniega. Empiezan las setas, la vendimia… Tenemos previsto el musical de ABBA, un concierto de Pereza, un viaje sorpresa del que sé lo mínimo, santa cecilia, alguna escapada de última hora, y quizá una visita al sur con la charanga. Y todo a lo que vaya saliendo le diremos que sí, que no estamos como para desaprovechar oportunidades.

(Otro día, resumen del verano)