yo

217.- No soy un Buen Partido.

Posted on Actualizado enn

chico

A veces dicen que una imagen vale más que mil palabras. Pues dejo un dibujo de Alfonso Casas, un ilustrador que me encanta por cómo dibuja y por lo que cuenta. Y porque cualquiera de sus imágenes podrían ser retales de mi vida. Una recomendación: pasad por su BLOG.

174.- Pero sigo siendo…

Posted on Actualizado enn

 yo

Ayer día de bodorrio de un amigo de la cuadrilla. Resumen de la jornada: Guapo y elegante 9, que hasta me afeité. Etanolemia 2.1, manteniendo el eje (se elevó a 3,7 a altas horas de la noche). Nivel de empalague 7, love is in the air. Fiches cero, cero pelotero. Risas mil. Ganas de casarme… ninguna. Never.

Había pensado que la canción del momento era la de Fangoria y el “por el momento veo la vida pasar”, más que nada porque así es como estoy a “verlas venir” pero cambio de disco, saco las rancheras (y el tequilita)y me quedo con…

“…no tengo trono ni reina ni nadie que me comprenda pero sigo siendo…”

141.- Embarazado.

Posted on Actualizado enn

junior

Sí, la otra noche soñé que estaba embarazado, y la verdad resultó un poco raro. No sé a raíz de qué habían empezado a mirarme la tripa, se me había hinchado, y cuál no sería la sorpresa al diagnosticarme un embarazo: 4 meses de gestación.

Perplejo, no sabía como reaccionar a la noticia. ¿Cómo había podido ser? ¡¡Coño, que soy un hombre!! Un hombre sin… ¡¡Coño!! Repasaba la anatomía y aquello era más que imposible. Pero parecía que sólo era yo quién se sorprendía por la noticia. “¿¿Cómo no te diste cuénta de que tenías 3 retrasos??” me preguntaban amigos y familiares. ¡¡Pues porque nunca he tenido la regla!! ¿¿Es que nadie me entiende??

Ahora recordaba que hacía unos meses había tenido un pinchazo en la zona pélvica izquierda. Claro, estaría ovulando me respondía a mí mismo tratando de racionalizar la situación. Pero… ¡¡si no tengo útero!! ¿¿Dónde cojones se está gestando?? ¿¿En mi vejiga?? Imposible, imposible, imposible… Y, claro, tendrán que hacerme una cesárea. “No te preocupes si no te sube la leche – trataban de tranquilizarme – ya le darás biberón”.

No tengo ni idea de quién era el padre, o la madre, no sé como decirlo. Ni el sexo de la criatura ni si eran uno o dos dados los antecedentes familiares. Eso sí, al único que parecía preocuparle toda esa situación era a mí, para el resto era lo más normal del mundo. ¿¿Normal?? Madre mía, madre mía… ¡¡Y ahora vendrán los periodistas!!

Me desperté, busqué en internet qué podía significar aquello… y no encontré la respuesta. O mejor dicho, encontré muchas y muy distintas.

134.- Quién es Quién.

Posted on Actualizado enn

quien

“¿Quién es ese que te escribe en el blog?” me han preguntado recientemente. La verdad es que hay mucha gente que la única conexión que tengo con ella es mi blog, o el suyo. Otros son amigos, compañeros de trabajo, vecinos y hasta personas que nunca sé ni sabré quiénes son pero que un día se pasaron por aqui, y se decidieron a escribir.

Así que para saber un poco más quién es quién en los comentarios del blog os animo a un pequeño juego: cada uno se describirá a sí mismo, quién es, de dónde viene, por qué escribe, o qué cenó ayer, lo que crea que mejor le define. Cien palabras máximo, que se me satura el blog, jejeje…

90.- Cosas mías.

Posted on Actualizado enn

hawaiano

Cosas que saben de mí quienes realmente me conocen.

– Un sábado salí en camiseta interior y pareo.
– De crío quería ser presentador del telediario.
– Tengo pánico a las agujas, pese a ser enfermero.
– Nunca me he machacado en un gimnasio.
– Soy incapaz de recordar una matrícula o modelo de coche.
– Compro periódicos que a veces no leo si venden una buena película con ellos.
– Sólo me he medido una vez el bíceps, en unas prácticas de dietética de la uni.
– No creo en la iglesia. Es capaz de sacar mis peores instintos.
– No me gustan ni las arañas ni las culebras. No me gustan nada.
– No me gusta que me toquen si no hay un mínimo de confianza.
– Si hay confianza, me encanta.
– Una vez grabamos un cassette: Punta Morada.
– Una vez soñé con un exámen, me pusieron eso y saqué un 9,75!!
– No sé los caballos que tiene mi coche. Lo peor es que no me importa.
– Me gusta chupar el plato en el que me he comido el helado de corte.
– Me apunto claves en la mano y en el móvil para recordar cosas.
– Más de una vez me han dicho que beso muy bien.
– Mi vocación está encima de un escenario.
– Me gusta la sopa, pero no me la como por pereza.
– Una vez me picó una avispa en el labio y el médico me recetó “Patapalos”.
– Soy bueno mintiendo. O los demás son muy buenos haciéndose los mentidos.
– Antes de comprarme ropa analizo el precio de la misma.
– Me gustaría irme unos meses a colaborar con Médicos Sin Fronteras.
– Soy felíz con una peluca. O cualquier disfraz.
– Tengo como mil cosas pendientes de hacer.
– Una vez me lavé la cabeza con aceite Jhonson. ¡¡Qué brillo!!
– Tengo principios de Diógenes, pero creo que es genético.
– (Lo de la camiseta interior y el pareo era el disfraz de hawaiano…)

3.- Soy impar

Posted on Actualizado enn

¿ parejitas ?

¿ Parejitas ?

Soy impar. Hace ya algún tiempo que me he dado cuenta; a mi alrededor conviven miles de parejitas. Y yo, sólo. Como la soledad. Cosa que no me importa, ¿eh?. Lo que tenga que venir, vendrá. Pero mis amigos, muchos de ellos con pareja desde hace tiempo, han caído en la trampa del “pack”: son un conjunto indivisible. Allí donde vaya él, irá ella. Y viceversa.

Y eso, sí que no me gusta. Porque querer mucho a una persona no puede significar perder la autonomía, la singularidad de ser uno mismo. Tú tienes tiempo para tí, yo tengo tiempo para mí, y ambos tenemos tiempo para estar juntos. Y se mimetiza. Y comen lo mismo. Y visten igual. Y se llaman “cariño” con voz de gato con sobredosis de detergente. Y me entra la náusea. No chicos, chicas. No me gusta.

El apoyo más fuerte que tenía en mi lucha a favor del somos-pareja-pero-cada-uno-por-su-lado se acaba de echar un maromo. Y parece majete, pero se mimetizarán, se convertirán en un pack, y no irán cada uno por su lado. Y yo sólo. Impar.

Quizá todo sea fruto de la envidia. Quizás. Y cuando me toque a mí haga lo mismo. Quizás. Pero menos mal que aún tengo cerca alguna impar. Varios impares forman un buen (y diverso) grupo. Incluso de impares pueden salir parejas, ¿no?.

Fundemos el Club de los Impares, porque llamarlo Corazones Solitarios es muy penoso.