yo

217.- No soy un Buen Partido.

Posted on Actualizado enn

chico

A veces dicen que una imagen vale más que mil palabras. Pues dejo un dibujo de Alfonso Casas, un ilustrador que me encanta por cómo dibuja y por lo que cuenta. Y porque cualquiera de sus imágenes podrían ser retales de mi vida. Una recomendación: pasad por su BLOG.

174.- Pero sigo siendo…

Posted on Actualizado enn

 yo

Ayer día de bodorrio de un amigo de la cuadrilla. Resumen de la jornada: Guapo y elegante 9, que hasta me afeité. Etanolemia 2.1, manteniendo el eje (se elevó a 3,7 a altas horas de la noche). Nivel de empalague 7, love is in the air. Fiches cero, cero pelotero. Risas mil. Ganas de casarme… ninguna. Never.

Había pensado que la canción del momento era la de Fangoria y el “por el momento veo la vida pasar”, más que nada porque así es como estoy a “verlas venir” pero cambio de disco, saco las rancheras (y el tequilita)y me quedo con…

“…no tengo trono ni reina ni nadie que me comprenda pero sigo siendo…”

141.- Embarazado.

Posted on Actualizado enn

junior

Sí, la otra noche soñé que estaba embarazado, y la verdad resultó un poco raro. No sé a raíz de qué habían empezado a mirarme la tripa, se me había hinchado, y cuál no sería la sorpresa al diagnosticarme un embarazo: 4 meses de gestación.

Perplejo, no sabía como reaccionar a la noticia. ¿Cómo había podido ser? ¡¡Coño, que soy un hombre!! Un hombre sin… ¡¡Coño!! Repasaba la anatomía y aquello era más que imposible. Pero parecía que sólo era yo quién se sorprendía por la noticia. “¿¿Cómo no te diste cuénta de que tenías 3 retrasos??” me preguntaban amigos y familiares. ¡¡Pues porque nunca he tenido la regla!! ¿¿Es que nadie me entiende??

Ahora recordaba que hacía unos meses había tenido un pinchazo en la zona pélvica izquierda. Claro, estaría ovulando me respondía a mí mismo tratando de racionalizar la situación. Pero… ¡¡si no tengo útero!! ¿¿Dónde cojones se está gestando?? ¿¿En mi vejiga?? Imposible, imposible, imposible… Y, claro, tendrán que hacerme una cesárea. “No te preocupes si no te sube la leche – trataban de tranquilizarme – ya le darás biberón”.

No tengo ni idea de quién era el padre, o la madre, no sé como decirlo. Ni el sexo de la criatura ni si eran uno o dos dados los antecedentes familiares. Eso sí, al único que parecía preocuparle toda esa situación era a mí, para el resto era lo más normal del mundo. ¿¿Normal?? Madre mía, madre mía… ¡¡Y ahora vendrán los periodistas!!

Me desperté, busqué en internet qué podía significar aquello… y no encontré la respuesta. O mejor dicho, encontré muchas y muy distintas.