zoologico

219.- El Burro que creyó ser Cebra.

Posted on Actualizado enn

burro cebra

¿Recuerdan la primera vez que fueron a un zoológico? ¿Se acuerdan de cómo se acercaban al recinto de los monos? ¿Y de los elefantes, los fieros leones…? Los niños los miran curiosos, asombrados, con los ojos como si fueran a salir de sus órbitas y la boca abierta mostrando a partes iguales adiración y miedo.

El zoo de Gaza no tiene cebras. Las tuvo, pero murieron junto con cientos de palestinos en un ataque de Israel. Y tal y como están las circunstancias en aquel lugar volver a traer a los exóticos animales resultaba caro, peligroso y atrevido. conseguir una cebra auténtica le habría costado 40.000 dólares poy habría tenido que ser llevada hasta la franja de Gaza a través de los túneles de contrabando que comunican el territorio con Egipto. Todo una odisea.

Pero la imaginación es una buena aliada para devolver la ilusión a los niños en tiempos difíciles, y cual padre Guido en La Vida es Bella el dueño tuvo una ingeniosa idea: pintar un par de burros a rayas y convertirlos en cebras. El primer intento fue con pintura. Mala idea, se acababan ensuciando. La segunda con tinte de pelo negro. Buena idea y mejor resultado, sólo tienen que repasarlas de vez en cuando. Con esas orejas largas, la cabeza gacha y los ojos soñolientosero cualquiera de dará cuenta pronto del engaño, pero volver a tener la pareja de cebras y ver las caras de los críos merecía la pena.

Anuncios