hospital

250.- ¿Las Burbujas de Freixenet?

Posted on Actualizado enn

A veces es el destino quién te lleva a un lugar en concreto en una fecha señalada. A veces es el destino el que te hace conocer a unas personas. Nostros llegamos a Urgencias cada uno en un momento, yo en un periodo de mi vida fundamental para crecer, y allí nos encontramos. El trabajo unió a personas muy distintas a los ojos de los demás pero demasiado iguales en los aspectos principales. Llegamos, nos conocimos y nos quedamos. A veces en el viaje que cada uno hace se cruza con otros de los que, afortunadamente, sabe que tardará en separarse.

Puede que no nos veamos en muchos días (pese a trabajar juntos), puede que no nos llamemos a diario, pero todos sabemos que contamos los unos con los otros para lo que sea, lo bueno y lo malo, y ponerle un poco de luz, calor y risa a cualquier esperiencia que nos ocurra. Un buen “akelarre” es la mejor manera de desahogarte, pedir consejo y endulzarte la vida.

No son todas las que están, pero están todas las que son, y brillan con luz propia aunque las bombillas llamen más la atención. Ya que este año no hemos tenido anuncio nuevo de Freixenet yo propongo a estas burbujas para que nos feliciten el Año Nuevo. ¿Les parece?

Hoy tocaba entrada “moñas”. La resaca me afecta.

Anuncios

202.- Elegir. O no.

Posted on Actualizado enn

encrucijada

Recuerdo que cuando tenía unos trece años se pusieron de moda una colección de libros bajo el título “Elige tu Propia Aventura”. Leías un par de páginas y te ponía: si quieres subir a la nave espacial ve a la página 23, si por el contrario deseas volver a buscar a tu amigo jhon pasa hasta la página 40. Al final elegías tú el camino por el que la historia del libro disurría y releías el libro varias veces cambiando tus elecciones. También, claro, cambiaba el final.

A mi nunca se me ha dado bien lo de elegir, y mucho peor aún esperar a ver que ocurre después con la opción señalada. Pero mi vida, como la de muchos, es un constante elegir. Seguridad o libertad. Corto o largo plazo.

Esta semana me han ofertado un trabajo, con unas caracerísticas especiales claro. Cogerlo o esperar a que venga otra cosa. Elegir. Hacerlo bien o no. Lo he dejado encima de la mesa; en estos momentos económicamente difíciles he dicho que no. Ya he elegido mi camino, ahora toca andar por él y comprobar que has hecho lo correcto. Porque hagas lo que hagas, habrá estado bien hecho.

197.- Cena en Bagdag.

Posted on Actualizado enn

arabe

A veces no buscas la oportunidad, si no que ella es la que te busca a tí. Y cuando hablo de oportunidad hablo de juerga, de marchita, de risas y buen ambiente. Ayer me invitaron a cenar en el árabe con (para mi las mejores compañeras) de curro del hospital. Sabían cuál sería la respuesta antes de hacer la pregunta. Sí, soy así de previsible, qué le vamos a hacer. Bueno, pues nos vamos a cenar al restaurante árbe que hay aqui, y además como es jueves hay espectáculo de baile árabe. Dios!!! Primer jueves universitario!!! Eso no lo sabíamos!!!! Bueno, si, pero lo hicimos sin que se notara mucho. Me voy con mis concubinas… shalam alaikum!!!

Por cierto, el dibujo es un montaje, mis pinitos con el ordenador…

192.- El Verano ya no es azul.

Posted on Actualizado enn

piscina

Lo dicho, el verano ya no es azul. Si tuviera que ponerle un color no sé cuál sería. La verdad es que desde que me toca trabajar todo el verano pues como que no es lo mismo. Sí, es cierto que lo aprovecho al máximo y le saco todas las horas posibles pero… no es lo mismo que cuando cogías la bicicleta a las cuatro de la tarde y no volvías a casa hasta que se apagaban las farolas.

Empezamos junio aprovechando la pisci ya que estuve sin contrato unos días y aprovechamos para mantener el moreno griego (que no el griego moreno) que me había traído del viaje. Luego eso sí, hospital por un tubo.

Sanfermines nunca decepcionan. Nunca. Pero luego le siguió un brote de gripe y otro aún mayor de histeria colectiva que fue mucho peor. Bodorrio (y borrachera), medievales (y borrachera), san roque (y borrachera) y 8 días de fiestas (y no 8 borracheras, eso no). Así que ahora necesito una cura de toxinasa base de piña y té, un masaje completo (a ser posible a 4 manos) y un bono para un balneario. Eso, o donar mi hígado a Patés Martiko.

Todo ello sazonado de piscina, cervecitas, risas, cuerpos con poca ropa al sol, una pizquita de playa, una mudanza y buenos ratos. Sí, de esos también pero me ahorro los detalles, pese a que es lo que más gusta.

151.- Aquí pasan esas cosas…

Posted on Actualizado enn

adios

  • ¿Qué le ocurre al señor de la cama contigua? ¿Por qué tose tanto? ¿No pueden darle algo para que se calle? – preguntó el jovencito molesto por los ruidos de su compañero de habitación.
  • Perdona – respondió dulcemente la enfermera. – Se está muriendo. Aquí pasan esas cosas.

(Anécdota prestada)

Sí, nadie, ni familiares ni trabajadores nos acostumbramos a lo que muchas veces pasa en los hospitales: la gente se muere. No estamos preparados, ninguno, aunque sabemos que a todos nos va a llegar la hora antes o después. Esta semana se me murió mi primer paciente. Llevo tiempo trabajando en urgencias, pero la verdad es que ni siquiera de prácticas me tocó pasar el mal trago de hablar con la familia. Es duro, y por eso nos hacemos una coraza. Somos fríos, a veces hasta mecánicos en momentos así. Porque somos humanos, y nos afecta.

143.- El Hombre más Felíz del Mundo.

Posted on Actualizado enn

felicidad

Ese he sido yo, por un momento: el Hombre más Felíz del Mundo. Felíz por tener compañeros de trabajo capaces de sacrificarse y apiedarse de mi juventud, mis ganas de divertirme y mi vida loca.

Y es que puede parecer una tontería pero hoy una compañera (tengo que decir el nombre y ponerlo en mayúsculas, negrita y cursiva) FLORI, se ha quedado sin salir el día del chupinazo de sanfermín para que el menda pueda disfrutar un poco de uno de los mejores día del año, el 6 de Julio.

Tenía que trabajar el 6 en turno de tarde y luego entrar el 7 en turno de mañana, eso significa salir de urgencias a las diez y pico de la noche y estar presentable antes del encierro en el hospital (mierda, además en el primer encierro se llena todo de periodistas y cámaras). Hacer un día tarde y otro mañana es algo matador, apenas te da tiempo a desconectar, a descansar y a reponerte para volver al tajo. Y no te quiero contar en sanfermines que se trabaja “a destajo”, se multiplican el número de urgencias que vemos y que la gente está de un tocapelotas que no veas. El ogro que habita en mí, del que ya hablé, no tendrá que ir a trabajar el 7 de mañana ya que irá de turno de tarde y podrá así salir, emborracharse, cantar, reirse, bailar y dormir sus correspondientes horas.

Como diría el gran Mauricio Colmenero: Tiri-titi-titiiiiiii!!!!!!

Moraleja: Las enfermeras tienen el corazón enorme (y los enfermeros unas ganas de farra que no veas…)

(¿Qué le debo regalar? ¿Bombones? ¿Una botella de vino? ¿Moscatel Ochoa? ¿Moet Chandon? ¿Un vale a un SPA? Se aceptan sugerencias, el puñao de besos ya se lo he dado esta mañana)

91.- No hay Vacaciones.

Posted on

viajar

No hay vacaciones de Semana Santa. Es más, espero no tener ni Semana Santa.

Quién me conozca un poco sabrá que mi agenda sociolaboral tiene huecos con vista a 3 horas. Todo lo demás, es como una gran aventura; no sabes en qué momento te llamarán para subir a Pamplona, en qué momento tendrás que trabajar, cuando te despedirán… Así que te convierte en un “mal-queda” con compañeros, amigos y familiares varios.

“¡Pero si me dijiste que ese día librabas! ¿Que te han despedido? ¿Otra vez? ¡Ah! ¿Y cuándo te contrataron?”. En mi casa ya están más que acostumbrados a no (poder) contar conmigo; si estoy bien, y si no, también. Ya no guardan el postre especial para el sábado, que Carlos libra, ahora si no está, pues no come. Y lo que es peor, más de una cita se ha quedado colgada por cambios laborales de última hora.

Soy un pobre eventual al servicio del Sistema Navarro de Salud, que juega a sus anchas con mi vida social y maneja los hilos de mis días libres a su antojo. La otra mañana eran las 2 del mediodía y el que escribe estaba sin trabajo y lo que era peor, sin perspectivas de tenerlo en unos días. A las 3 de la tarde, 60 minutos después, estaba en el hospital. En esa hora incluimos comer un plato de pasta, 80 kilómetros en coche, el aparcamiento y el cambio de uniforme. Por el camino tuve que “des-quedar” los planes que tenía para esa tarde.

Pero… en los tiempos en los que vivimos no puedo la mayoría de las veces (y no me refiero moralmente)  decir que no. Así que siempre digo que sé lo que haré en las próximas 3 horas, pero no me pidas saber si el 22 de mayo tendré fiesta. No me pidas casi saber si trabajo mañana, nunca se sabe.

Eventual sacrificado, como muchos otros, suscritos a la Asociación de Trabajadores de Puentes, Vacaciones y Festivos, especialista en navidad, año nuevo, semana santa y san fermín. Sé que no debo quejarme (y esto sí que es moralmente) de trabajar, pero cuando hoy he visto como todo el mundo abandonaba sus oficinas hasta dentro de 6 días, coño, se me ha hinchado un poco la vena…

En fín, que disfruten quienes puedan.