libro

401.- Cosas que Pasarán.

Posted on Actualizado enn

Cosas que pasarán desde ahora hasta final de año:

Iré mucho más al cine, que en los meses de verano entre que la cartelera siempre flojea y que hay muchos más planes alternativos lo he dejado un poco de lado. Esta misma tarde “La Piel que Habito” de Almodovar. Próximamente, La Voz Dormida”, “La Cara Oculta”, “Mientras Duermes”, “El Árbol de la Vida”, “Un Dios Salvaje”, “La Deuda”… Y muchas más, seguro. El otoño trae mejores películas, o al menos más interesantes. ¿Iré al Festival de Cine de San sebastián? No será por ganas…

Me leeré “El Bolígrafo de Gel Verde” que lleva varias semanas sobre la mesilla esperando. Seguiré con “Mad Men”, “A dos Metros Bajo Tierra” y les haré caso a mis asesores y me lanzaré a “Juego de Tronos”. Y me enguilleré de una sentada la séptima temporada de “Anatomía de Grey”. Como si no tuviera poco hospital ya en la vida real…

Tendré dos bodas y “presuntamente” un bautizo. Y espero que ningun funeral. Habrá un parto. Bueno, habrá más pero uno sé que nos hará especial ilusión. Habrá unas elecciones y espero que una sorpresa electoral. Se pasarán por mi cabeza unas quinientas ideas de las que sólamente dos o tres llegarán a buen puerto. Quizá me enamore. Sólo quizá, que últimamente no estoy yo muy receptivo. Me microenamoraré unas 150 veces, pero son tan fugaces que nadie lo sabrá. Habrá sexo, eso es más fácil.

Habrá escapadas pero sin grandes lujos. Pasaré un fin de semana en un “Hotel Rural con Encanto”, pero aún no sé ni cuándo ni -lo más importante- con quién. ¿Y una fiesta de inauguración de un nidito de amor? Estudiaré. Prometido. Iré a un concierto en Pamplona de “La Oreja de Van Gogh” – ¿alguien se apunta?. Y puede hasta me compre una cámara de fotos. No, no puede. Antes deberé devolverle el préstamo a mi hermana.

Y seguiré escribiendo, que para eso tengo mi propio blog.

Nota Mental: ¿Dónde tendré guardado el chubasquero?

Anuncios

345.- Mi Futuro Libro.

Posted on Actualizado enn

Ya lo tengo, he visto la luz: voy a escribir un libro con todas las peripecias que me van pasando a mí y a los de mi alrededor y me voy a forrar. Habrá mucha chicha y será un best-seller que volará de las librerías y por el que en un par de años se pelearán los directores por llevarlo al cine. O mejor, por hacer una serie, que le pega más. Ya me veo en la feria del libro junto a Antonio Gala y Almudena Grandes…

(Por cierto, el título me lo ha impuesto mi editora; dice que es muy comercial)

308.- Perdona si te llamo “Perriloba”.

Posted on Actualizado enn

Tarde dominguera de cine con una película que me ha descuadrado por completo. Precedida por el fenómeno Moccia fuimos a ver “Perdona si te llamo amor”, una película que es la mezcla entre una comedia romántica de las de toda la vida, la serie Sin Tetas No Hay Paraíso y Física y Química (y mira que esta última me gusta, ¿eh?). Tostón de casi dos horas con momentos de vergüenza ajena como ellas cantando en el hospital, el polvete de la parejita o los dibujos de la luna.

Argumento: Zorrón de 17 años que se tira a un señor de 37 con canas en la barba. Que sí, que la historia podría dar mucho juego pero el guión se queda en agua de borrajas porque desde el primer minuto le coges un paquete brutal a la niñata y la química existente entre los dos es nula. Ella parece que su mayor preocupación es tener su larga melena suave, lisa y sedosa. Una perri-loba a la caza y captura del publicista buenorro. Él parece tener dos dedos de frente cuando echa a su mujer de casa pero en el resto de escenas no hay quién le entienda.

Que no, que no me creo la historia. Eso no es amor verdadero.

301.- Retomando.

Posted on Actualizado enn

Retomar el papel y el boli. Enfrentarse a la hoja en blanco. Personajes, tramas, lineas del tiempo que se encuentran y desencuentran. Que se enmarañan de manera natural formando laberintos imposibles. Sólo hace falta tirar un poco del hilo, fragmentar el mapa en pequeños trocitos y así, pieza a pieza, el puzzle se completará. Empecemos pues.

Parece sencillo, sí, los cojones.

295.- Soy un Número Primo.

Posted on Actualizado enn

La primea vez que me dejaron “La Soledad de los Números Primos”  de Paolo Giordano no pasé de las diez primeras páginas. El día a día es una sucesión de estados de ánimo, y éstos te hacen ver las mismas cosas de forma completamente distinta. Que alguien te vacile de buen rollo al final del día tendrá una respuesta distinta dependiendo de lo puteado que hayas estado durante las 14 horas previas. Que alguien te sorprenda con un pequeño detalle tendrá una respuesta según lo solo y triste que te hayas sentido antes. No sé si me explico…

Decidí darle, cuando mi estado de ánimo cambió, otra oportunidad al libro del que tan bien me habían hablado. Lo leí, lo engullí. Luego lo digerí, despacio, quizá es la fase más costosa. Es una historia dura, triste y sencilla. En más de un momento me sentí identificado en esa historia de amor imposible entre Mattia y Alice, quizá demasiado, quizá por eso me gustó tanto. Luego lo recomendé y la verdad es que no gustó mucho, cada uno ve el final de la historia de distinta forma, dependiendo de su estado de ánimo.

Entre los números primos hay algunos aún más especiales, los matemáticos los llaman números primos gemelos. Son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.

Y yo soy así, un número primo.

139.- Libros Ligeros.

Posted on Actualizado enn

libros

Acabo de terminar de leer “Los caracoles no saben que son caracoles” de Nuria Roca. Una lectura ligerita, sin mucho en la que pensar. Clara, 35 años, divorciada y con dos hijos, tiene una vida tan normal como la de cualquiera, hasta que un día sucede algo que la cambia por completo. Momentos entrañables y momentos cómicos, como en casi todos los libros protagonizados por treintañeras que necesitan dar un giro y comerse la vida, antes de que la vida les coma a ellas. Entretenido.

El siguiente que he empezado es uno con un nombre muy comercial, una historia muy comercial… pero es lo que ahora mismo me apetece leer. “El frío modifica la trayectoria de los peces” según el propio libro es la historia de una felicidad caída del cielo. Por cierto, os recomiendo la web, con un original trailer sobre el libro y descarga gratuíta del primer capítulo.

<<Algunas navidades son inolvidables… Las de 1998 en Quebec, no se le olvidarán a un niño que, entonces tenía once años. Sus padres le anunciaron que iban a separarse. Nunca hubiese pensado que algo así podría sucederle a él. Al día siguiente empezó la peor tormenta de hielo que Quebec había conocido jamás. En el hielo florecieron situaciones inesperadas. Las personas recordaron sentimientos que habían olvidado. La vida cotidiana se detuvo. Algunas cosas dejaron de ser como habían sido durante mucho tiempo. Aquella tormenta cambiaría para siempre la vida del niño, de su familia y de sus vecinos. Incluso los peces, de uno de ellos, modificaron su comportamiento. Finalmente, la tormenta pasó. A veces, las situaciones inesperadas hacen que veamos todo diferente.>>

En el cajón espera “El Corazón Helado”, de Almudena Grandes, y es que bastante helado lo tengo ya como para continuar esa magistral novela. No, por ahora no, todo está demasiado reciente como para continuar con su letura. Quizá despues del verano, cuando los sentimientos ya no estén tan a flor de piel. Me costará, pero lo terminaré.

31.- Un Amor de Cine

Posted on Actualizado enn

Un beso de Rhett Butler, el reencuentro en un café de Casablanca, un paseo por las calles de Manhattan… “Un amor de cine” (además de ser un nuevo libro en mi estantería) reúne las mejores escenas de las películas que han cautivado generaciones de espectadores. Más de cien fotogramas y diálogos en un pase único, para no olvidar que también se aprende a amar en la oscuridad de una sala.

bigfish

– ¡Narcisos!

– Son tus flores favoritas.

– ¿Cómo has podido encontrar tantos?

– He llamado a todas las floristerías de cinco estados. Les dije que era la única manera de que mi esposa se casara conmigo.

– Ni siquiera me conoces.

– Tengo el resto de mi vida para conocerte.

(BIG FISH)